2
El monte del
1Palabra que Isaías hijo de Amoz recibió en visión acerca de Judá y Jerusalén:
2En los últimos días,
el monte de la casa del Señor será establecido
como el más alto de los montes;
se alzará por encima de las colinas,
y hacia él confluirán todas las naciones.
3Muchos pueblos vendrán y dirán:
«¡Vengan, subamos al monte del Señor,
a la casa del Dios de Jacob!,
para que nos enseñe sus caminos
y andemos por sus sendas.»
Porque de Sión saldrá la enseñanza,
de Jerusalén la palabra del Señor.
4Él juzgará entre las naciones
y será árbitro de muchos pueblos.
Convertirán sus espadas en arados
y sus lanzas en hoces.
No levantará espada nación contra nación,
y nunca más se adiestrarán para la guerra.
5¡Ven, pueblo de Jacob,
y caminemos a la luz del Señor!
El día del
6Has abandonado a tu pueblo,
a los descendientes de Jacob,
porque están llenos de astrólogos de Oriente,
de adivinos como entre los filisteos,
y hacen tratos con extranjeros.
7Su tierra está llena de oro y plata,
y sus tesoros son incalculables.
En su tierra abundan los caballos,
y sus carros de guerra son incontables.
8Su país está lleno de ídolos;
el pueblo adora la obra de sus manos,
lo que han hecho con sus propios dedos.
9Al hombre se le humilla,
a la humanidad se le degrada.
¡Imposible que los perdones!
10¡Métete en la roca,
y escóndete en el polvo
ante el terror del
y el esplendor de su majestad!
11Los ojos del altivo serán humillados
y la arrogancia humana será doblegada.
¡En aquel día sólo el Señor será exaltado!
12Un día vendrá el SeñorTodopoderoso
contra todos los orgullosos y arrogantes,
contra todos los altaneros, para humillarlos;
13contra todos los cedros del Líbano, arrogantes y erguidos,
contra todas las encinas de Basán,
14contra todas las montañas altivas,
contra todas las colinas erguidas,
15contra todas las torres altas,
contra todo muro fortificado,
16contra todas las naves de Tarsis,
contra todos los barcos lujosos.
17La altivez del hombre será abatida,
y la arrogancia humana será humillada.
En aquel día sólo el Señor será exaltado,
18y los ídolos desaparecerán por completo.
19Los hombres se meterán en las cuevas de las rocas,
y en las grietas del suelo,
ante el terror del
y el esplendor de su majestad,
cuando él se levante
para hacer temblar la tierra.
20En aquel día arrojará el hombre
a los topos y murciélagos,
a sus ídolos de oro y plata
que él fabricó para adorarlos.
21Se meterá en las grutas de las rocas
y en las hendiduras de los peñascos,
ante el terror del
y el esplendor de su majestad,
cuando él se levante
para hacer temblar la tierra.
22¡Dejen de confiar en el hombre,
que es muy poco lo que vale!
¡Su vida es un soplo nada más!
Loading reference in secondary version...

La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI®
Copyright © 1999 by Biblica, Inc.®
Used by permission.  All rights reserved worldwide.