2
Un llamado al arrepentimiento
1Reúnanse, sí, júntense,
nación desvergonzada.
2Reúnanse antes de que comience el juicio,
antes de que su oportunidad de arrepentirse vuele como la paja.
Actúen ahora, antes de que caiga la intensa furia del Señor
y comience el terrible día de la ira del Señor.
3Busquen al Señor los que son humildes
y sigan sus mandamientos.
Procuren hacer lo que es correcto
y vivir con humildad.
Quizá todavía el Señor los proteja
y los libre de su ira en ese día de destrucción.
Juicio contra Filistea
4Gaza y Ascalón serán abandonadas,
Asdod y Ecrón, derribadas.
5Y qué aflicción les espera, filisteos,#2:5  En hebreo cereteos.
que viven a lo largo de la costa y en la tierra de Canaán,
¡porque este juicio es también en contra de ustedes!
El Señor los destruirá
hasta que no quede ni uno de ustedes.
6La costa filistea se convertirá en pastizales desiertos,
un lugar en el que acampan los pastores
con corrales para ovejas y cabras.
7Allí pastoreará un remanente de la tribu de Judá.
Por las noches descansarán en las casas abandonadas de Ascalón.
Pues el Señor su Dios visitará a su pueblo con bondad
y le devolverá su prosperidad.
Juicio contra Moab y Amón
8«He oído las burlas de los moabitas
y los insultos de los amonitas
cuando se mofan de mi pueblo
e invaden sus fronteras.
9Ahora, tan cierto como que yo vivo,
—dice el Señor de los Ejércitos Celestiales, Dios de Israel—,
Moab y Amón serán destruidos,
aniquilados por completo, igual que Sodoma y Gomorra.
Su tierra será un lugar de ortigas,
de pozos de sal y de desolación eterna.
El remanente de mi pueblo los saqueará
y tomará su tierra».
10Recibirán el pago de su orgullo,
porque se burlaron del pueblo del Señor de los Ejércitos Celestiales.
11El Señor los llenará de terror
cuando destruya a todos los dioses de la tierra.
Entonces naciones en todo el mundo adorarán al Señor,
cada una en su propio país.
Juicio contra Etiopía y Asiria
12«Ustedes, etíopes,#2:12  En hebreo cusitas. también serán masacrados
por mi espada», dice el Señor.
13Con su puño, el Señor golpeará a las tierras del norte
y así destruirá a la tierra de Asiria.
Hará de Nínive, su gran capital, una desolada tierra baldía,
reseca como un desierto.
14La orgullosa ciudad vendrá a ser pastizal para los rebaños y manadas;
allí se instalará y vivirá toda clase de animales salvajes.
El búho del desierto y la lechuza blanca se posarán sobre las columnas destruidas
y sus reclamos se oirán por las ventanas rotas.
Los escombros taparán todas las puertas
y los revestimientos de cedro quedarán a la intemperie.
15Esta es la ruidosa ciudad
que un día fue tan segura.
«¡Yo soy la más grande! —se jactaba—.
¡No hay otra ciudad que se compare conmigo!».
Sin embargo, ahora, miren la ruina en la que se convirtió,
un refugio de animales salvajes.
Todo el que pase por allí, se reirá con desdén
y sacudirá su puño en señal de desafío.
Loading reference in secondary version...
Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.