1
Un llamado a volver al Señor
1En noviembre#1:1  En hebreo En el octavo mes. Muchos de los sucesos del libro de Zacarías pueden corroborarse con las fechas que aparecen en los registros persas que se han conservado, y pueden relacionarse de manera precisa con nuestro calendario moderno. En el antiguo calendario lunar hebreo ese mes cayó entre octubre y noviembre del 520 a. C. del segundo año del reinado de Darío, el Señor le dio este mensaje al profeta Zacarías, hijo de Berequías, nieto de Iddo:
2«Yo, el Señor, estuve muy enojado con los antepasados de ustedes. 3Por lo tanto, dile al pueblo: “El Señor de los Ejércitos Celestiales dice: ‘Regresen a mí y yo me volveré a ustedes, dice el Señor de los Ejércitos Celestiales’. 4No sean como sus antepasados que no querían escuchar ni prestar atención cuando los antiguos profetas les dijeron: ‘El Señor de los Ejércitos Celestiales dice: “Apártense de sus malos caminos y abandonen todas sus prácticas malvadas”’.
5»”¿Dónde están ahora sus antepasados? Ellos y los profetas murieron hace mucho tiempo. 6Pero todo lo que dije por medio de mis siervos, los profetas, les ocurrió a sus antepasados, tal como lo dije. En consecuencia, ellos se arrepintieron y dijeron: ‘Hemos recibido lo que merecíamos del Señor de los Ejércitos Celestiales. Él ha hecho lo que dijo que haría’”».
Un hombre entre los arrayanes
7Tres meses después, el 15 de febrero,#1:7  En hebreo En el día veinticuatro del mes once, el mes de sebat, en el segundo año de Darío. Ese suceso ocurrió el 15 de febrero del 519 a. C.; ver también la nota en 1:1. el Señor envió otro mensaje al profeta Zacarías, hijo de Berequías, nieto de Iddo.
8En una visión durante la noche, vi a un hombre montado en un caballo rojo que estaba entre unos arrayanes en un pequeño valle. Detrás de él había jinetes en caballos rojos, marrones y blancos. 9Le pregunté al ángel que hablaba conmigo:
—Mi señor, ¿qué significan estos caballos?
—Te mostraré —me contestó el ángel.
10Entonces el jinete que estaba entre los arrayanes me explicó: «Son los que el Señor ha enviado a recorrer la tierra».
11Entonces los otros jinetes le informaron al ángel del Señor, que se encontraba entre los arrayanes: «Hemos estado recorriendo la tierra y el mundo entero está en paz».
12Al escucharlo, el ángel del Señor elevó la siguiente oración: «Oh Señor de los Ejércitos Celestiales, durante los últimos setenta años has estado enojado con Jerusalén y con las ciudades de Judá. ¿Cuánto tiempo más pasará para que vuelvas a mostrarles compasión?». 13Entonces el Señor le habló palabras buenas y consoladoras al ángel que conversaba conmigo.
14Luego el ángel me dijo: «Proclama este mensaje a gritos para que todos lo oigan: “El Señor de los Ejércitos Celestiales dice: ‘Mi amor por Jerusalén y el monte Sión es intenso y ferviente. 15Sin embargo, estoy muy enojado con las otras naciones que ahora disfrutan de paz y seguridad. Solo me enojé un poco con mi pueblo, pero las naciones le causaron mucho más daño del que me proponía.
16»’Por lo tanto, esto es lo que dice el Señor: he vuelto a mostrar misericordia a Jerusalén. Mi templo será reedificado —dice el Señor de los Ejércitos Celestiales— y se tomarán las medidas para la reconstrucción de Jerusalén#1:16  En hebreo y la cinta de medir será extendida sobre Jerusalén.’”.
17»Proclama también: “El Señor de los Ejércitos Celestiales dice: ‘Otra vez las ciudades de Israel rebosarán de prosperidad y otra vez el Señor consolará a Sión y elegirá a Jerusalén para sí mismo’”».
Los cuatro cuernos y los cuatro herreros
18#1:18  Los versículos del 1:18-21 corresponden al 2:1-4 en el texto hebreo.Entonces levanté la mirada y vi cuatro cuernos.
19—¿Qué significan estos cuernos? —pregunté al ángel que hablaba conmigo.
Él me contestó:
—Estos cuernos representan a las naciones que dispersaron a Judá, a Israel y a Jerusalén.
20Entonces el Señor me mostró cuatro herreros.
21—Y estos hombres, ¿qué vienen a hacer? —pregunté.
El ángel me contestó:
—Estos cuatro cuernos, es decir, estas naciones, dispersaron y humillaron a Judá. Ahora estos herreros han venido para aterrorizar, derribar y destruir a esas naciones.
Loading reference in secondary version...
Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.