2
Salmo 2
1¿Por qué se enojan tanto las naciones?
¿Por qué pierden el tiempo haciendo planes inútiles?
2Los reyes de la tierra se preparan para la batalla,
los gobernantes conspiran juntos
en contra del Señor
y en contra de su ungido.
3«¡Rompamos las cadenas! —gritan—,
¡y liberémonos de ser esclavos de Dios!».
4Pero el que gobierna en el cielo se ríe;
el Señor se burla de ellos.
5Después los reprende con enojo;
los aterroriza con su intensa furia.
6Pues el Señor declara:
«He puesto a mi rey elegido en el trono
de Jerusalén,#2:6  En hebreo de Sión. en mi monte santo».
7El rey proclama el decreto del Señor:
«El Señor me dijo: “Tú eres mi hijo.#2:7a  O Hijo; también en 2:12.
Hoy he llegado a ser tu Padre.#2:7b  U Hoy te doy a conocer como mi hijo.
8Sólo pídelo, y te daré como herencia las naciones,
toda la tierra como posesión tuya.
9Las quebrarás#2:9  La versión griega dice gobernarás. Comparar Ap 2:27. con vara de hierro
y las harás pedazos como si fueran ollas de barro”».
10Ahora bien, ustedes reyes, ¡actúen con sabiduría!
¡Quedan advertidos, ustedes gobernantes de la tierra!
11Sirvan al Señor con temor reverente
y alégrense con temblor.
12Sométanse al hijo de Dios,#2:12  El significado del hebreo es incierto. no sea que se enoje
y sean destruidos en plena actividad,
porque su ira se enciende en un instante.
¡Pero qué alegría para todos los que se refugian en él!
Loading reference in secondary version...
Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.