21
1El corazón del rey es como un arroyo dirigido por el Señor,
quien lo guía por donde él quiere.
2La gente puede considerarse en lo correcto según su propia opinión,
pero el Señor examina el corazón.
3Al Señor le agrada más cuando hacemos lo que es correcto y justo
que cuando le ofrecemos sacrificios.
4Los ojos arrogantes, el corazón orgulloso,
y las malas acciones, son pecado.
5Los planes bien pensados y el arduo trabajo llevan a la prosperidad,
pero los atajos tomados a la carrera conducen a la pobreza.
6La riqueza fruto de una lengua mentirosa
es una neblina que se esfuma y una trampa mortal.#21:6  Así aparece en la versión griega; en hebreo dice neblina para aquellos que buscan la muerte.
7La violencia de los perversos arrasará con ellos,
porque se niegan a hacer lo que es justo.
8El culpable camina por un sendero torcido;
el inocente anda por un camino recto.
9Es mejor vivir solo en un rincón de la azotea
que en una casa preciosa con una esposa que busca pleitos.
10Los malvados desean el mal;
no muestran compasión a sus vecinos.
11Si castigas al burlón, los ingenuos llegan a ser sabios;
si instruyes al sabio será aún más sabio.
12El Justo#21:12  O El hombre justo. sabe lo que ocurre en el hogar de los perversos;
él traerá desastre sobre ellos.
13Los que tapan sus oídos al clamor del pobre
tampoco recibirán ayuda cuando pasen necesidad.
14El regalo en secreto calma el enojo;
el soborno por debajo de la mesa aplaca la furia.
15La justicia es una alegría para los justos,
pero hace temblar a los malhechores.
16La persona que se aparta del sentido común
terminará en compañía de los muertos.
17Los que aman el placer se vuelven pobres;
los que aman el vino y el lujo nunca llegarán a ser ricos.
18Los perversos son castigados en lugar de los justos,
y los traidores, en lugar de las personas honradas.
19Es mejor vivir solo en el desierto
que con una esposa que se queja y busca pleitos.
20Los sabios tienen riquezas y lujos,
pero los necios gastan todo lo que consiguen.
21El que busca la justicia y el amor inagotable
encontrará vida, justicia y honor.
22El sabio conquista la ciudad de los fuertes
y arrasa la fortaleza en que confían.
23Cuida tu lengua y mantén la boca cerrada,
y no te meterás en problemas.
24Los burlones son orgullosos y altaneros;
actúan con una arrogancia que no tiene límites.
25Por mucho que desee, el perezoso acabará en la ruina,
porque sus manos se niegan a trabajar.
26Hay quienes se la pasan codiciando todo el tiempo,
¡pero a los justos les encanta dar!
27El sacrificio del malvado es detestable,
sobre todo cuando lo ofrece con malas intenciones.
28El testigo falso será silenciado,
pero al testigo creíble se le permitirá hablar.
29El perverso finge para salir del apuro,
pero el honrado piensa antes de actuar.
30No hay sabiduría humana ni entendimiento ni proyecto
que puedan hacerle frente al Señor.
31El caballo se prepara para el día de la batalla,
pero la victoria pertenece al Señor.
Loading reference in secondary version...
Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.