17
Oración de Jesús
1Después de decir todas esas cosas, Jesús miró al cielo y dijo: «Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo para que él, a su vez, te dé la gloria a ti. 2Pues le has dado a tu Hijo autoridad sobre todo ser humano. Él da vida eterna a cada uno de los que tú le has dado. 3Y la manera de tener vida eterna es conocerte a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste a la tierra. 4Yo te di la gloria aquí en la tierra, al terminar la obra que me encargaste. 5Ahora, Padre, llévame a la gloria que compartíamos antes de que comenzara el mundo.
6»Te he dado a conocer#17:6  En griego He dado a conocer tu nombre; también en 17:26. a los que me diste de este mundo. Siempre fueron tuyos. Tú me los diste, y ellos han obedecido tu palabra. 7Ahora saben que todo lo que tengo es un regalo que proviene de ti, 8porque les he transmitido el mensaje que me diste. Ellos aceptaron el mensaje y saben que provine de ti y han creído que tú me enviaste.
9»Mi oración no es por el mundo, sino por los que me has dado, porque te pertenecen. 10Todos los que son míos te pertenecen, y me los has dado, para que me den gloria. 11Ahora me voy del mundo; ellos se quedan en este mundo, pero yo voy a ti. Padre santo, tú me has dado tu nombre;#17:11  Algunos manuscritos dicen tú me has dado a estos [discípulos]. ahora protégelos con el poder de tu nombre para que estén unidos como lo estamos nosotros. 12Durante el tiempo que estuve aquí, los protegí con el poder del nombre que me diste.#17:12  Algunos manuscritos dicen protegí a los que tú me diste, con el poder de tu nombre. Los cuidé para que ni uno solo se perdiera, excepto el que va camino a la destrucción como predijeron las Escrituras.
13»Ahora voy a ti. Mientras estuve con ellos en este mundo, les dije muchas cosas para que estuvieran llenos de mi alegría. 14Les he dado tu palabra, y el mundo los odia, porque ellos no pertenecen al mundo, así como yo tampoco pertenezco al mundo. 15No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno. 16Al igual que yo, ellos no pertenecen a este mundo. 17Hazlos santos con tu verdad; enséñales tu palabra, la cual es verdad. 18Así como tú me enviaste al mundo, yo los envío al mundo. 19Y me entrego por ellos como un sacrificio santo, para que tu verdad pueda hacerlos santos.
20»No te pido solo por estos discípulos, sino también por todos los que creerán en mí por el mensaje de ellos. 21Te pido que todos sean uno, así como tú y yo somos uno, es decir, como tú estás en mí, Padre, y yo estoy en ti. Y que ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.
22»Les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno. 23Yo estoy en ellos, y tú estás en mí. Que gocen de una unidad tan perfecta que el mundo sepa que tú me enviaste y que los amas tanto como me amas a mí. 24Padre, quiero que los que me diste estén conmigo donde yo estoy. Entonces podrán ver toda la gloria que me diste, porque me amaste aun antes de que comenzara el mundo.
25»Oh Padre justo, el mundo no te conoce, pero yo sí te conozco; y estos discípulos saben que tú me enviaste. 26Yo te he dado a conocer a ellos y seguiré haciéndolo. Entonces tu amor por mí estará en ellos, y yo también estaré en ellos».
Loading reference in secondary version...
Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.