1
Saludos de Pablo
1Les escribo, yo, el apóstol Pablo. No fui nombrado apóstol por ningún grupo de personas ni por ninguna autoridad humana, sino por Jesucristo mismo y por Dios Padre, quien levantó a Jesús de los muertos.
2Todos los hermanos de este lugar se unen a mí para enviar esta carta que escribo a las iglesias de Galacia.
3Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo#1:3  Algunos manuscritos dicen Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo. les concedan gracia y paz. 4Tal como Dios nuestro Padre lo planeó, Jesús entregó su vida por nuestros pecados para rescatarnos de este mundo de maldad en el que vivimos. 5¡A Dios sea toda la gloria por siempre y para siempre! Amén.
Un solo camino verdadero
6Estoy horrorizado de que ustedes estén apartándose tan pronto de Dios, quien los llamó a sí mismo por medio de la amorosa misericordia de Cristo.#1:6  Algunos manuscritos dicen por medio de amorosa misericordia. Están siguiendo un evangelio diferente, que aparenta ser la Buena Noticia, 7pero no lo es en absoluto. Están siendo engañados por los que a propósito distorsionan la verdad acerca de Cristo.
8Si alguien —ya sea nosotros o incluso un ángel del cielo— les predica otra Buena Noticia diferente de la que nosotros les hemos predicado, que le caiga la maldición de Dios. 9Repito lo que ya hemos dicho: si alguien predica otra Buena Noticia distinta de la que ustedes han recibido, que esa persona sea maldita.
10Queda claro que no es mi intención ganarme el favor de la gente, sino el de Dios. Si mi objetivo fuera agradar a la gente, no sería un siervo de Cristo.
El mensaje de Pablo procede de Cristo
11Amados hermanos, quiero que entiendan que el mensaje del evangelio que predico no se basa en un simple razonamiento humano. 12No recibí mi mensaje de ninguna fuente humana ni nadie me lo enseñó. En cambio, lo recibí por revelación directa de Jesucristo.#1:12  O por la revelación de Jesucristo.
13Ustedes saben cómo me comportaba cuando pertenecía a la religión judía y cómo perseguí con violencia a la iglesia de Dios. Hice todo lo posible por destruirla. 14Yo superaba ampliamente a mis compatriotas judíos en mi celo por las tradiciones de mis antepasados.
15Pero aun antes de que yo naciera, Dios me eligió y me llamó por su gracia maravillosa. Luego le agradó 16revelarme#1:16a  O revelar en mí. a su Hijo para que yo proclamara a los gentiles#1:16b  Gentil[es], que no es judío. la Buena Noticia acerca de Jesús.
Cuando esto sucedió, no me apresuré a consultar con ningún ser humano.#1:16c  En griego con carne y sangre. 17Tampoco subí a Jerusalén para pedir consejo de los que eran apóstoles antes que yo. En cambio, me fui a la región de Arabia y después regresé a la ciudad de Damasco.
18Luego, tres años más tarde, fui a Jerusalén para conocer a Pedro#1:18  En griego Cefas. y me quedé quince días con él. 19El único otro apóstol que conocí en esos días fue Santiago, el hermano del Señor. 20Declaro delante de Dios que no es mentira lo que les escribo.
21Después de esa visita, me dirigí al norte, a las provincias de Siria y Cilicia. 22Y aun así, las congregaciones cristianas de Judea todavía no me conocían personalmente. 23Todo lo que sabían de mí era lo que la gente decía: «¡El que antes nos perseguía ahora predica la misma fe que trataba de destruir!». 24Y alababan a Dios por causa de mí.
Loading reference in secondary version...
Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.