Salmos 30
NBD
30
1Cántico para la dedicación de la casa. Salmo de David.
Te exaltaré, SEÑOR, porque me has salvado de mis enemigos. No dejas que me derroten: 2SEÑOR, Dios mío, a ti clamé y tú me devolviste la salud. 3Me sacaste del borde de la tumba, de la muerte misma, y heme aquí con vida.
4¡Cántenle, ustedes sus santos! Den gracias a su santo nombre. 5Un instante dura su ira; su gracia perdura de por vida. Las lágrimas pueden huir la noche entera, pero al amanecer habrá gozo.
6Dije yo en mi prosperidad: «Esto es para siempre. ¡Ahora nada puede detenerme! 7El SEÑOR me ha mostrado su gracia. Me ha dado firmeza como de montaña». Entonces, SEÑOR, apartaste de mí tu rostro y quedé destruido. 8Clamé a ti, SEÑOR. ¡Ay, como supliqué! 9«SEÑOR, ¿qué ganarás con matarme? ¿Acaso puede el polvo mío hablar desde el sepulcro y proclamar al mundo tu fidelidad? 10Escúchame, SEÑOR; apiádate y ayúdame». 11Entonces, él transformó mi dolor en danza. Me quitó mi ropa de luto y me vistió de fiesta, 12para que pudiera entonarle alegres alabanzas en vez de yacer en el silencio de la tumba. SEÑOR, Dios mío, proseguiré expresándote mi gratitud eternamente.

Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®

Learn More about the The New Living Bible, Spanish