Parallel
9
Jesús sana a un paralítico
1Jesús se subió de nuevo a la barca y regresó a la ciudad donde residía.
2Varios hombres le trajeron a un paralítico tendido en un camastro. Cuando Jesús vio la fe que tenían, dijo al enfermo:
—¡Ten ánimo, hijo! ¡Te perdono tus pecados!
3«¡Blasfemia!» —pensaron algunos de los maestros religiosos que lo oyeron.
4Jesús, que sabía lo que estaban pensando, les dijo:
—¿A qué vienen esos malos pensamientos? 5Díganme, ¿qué es más difícil: sanar a un enfermo o perdonarle sus pecados? 6Pues voy a demostrarles que tengo autoridad en la tierra para perdonar los pecados. Entonces se dirigió al paralítico y le dijo:
—¡Levántate, recoge la camilla y vete a tu casa!
7Y el paralítico se puso de pie y se fue a su casa.
8Un escalofrío de temor sacudió a la multitud ante aquel milagro, y todos alababan a Dios por haberles dado tanto poder a los seres humanos.
Llamamiento de Mateo
9Al salir del lugar, Jesús vio a Mateo, un cobrador de impuestos que estaba sentado junto a la mesa donde se pagaban los tributos.
«Sígueme» —le dijo Jesús.
Mateo se levantó y se fue con él.
10Ese mismo día cenó Jesús en su casa. Y junto con sus discípulos había muchos cobradores de impuestos y gente pecadora. 11Al ver eso, los fariseos se indignaron.
—¿Por qué su Maestro anda con gente de esa calaña? —preguntaron a los discípulos.
12Jesús alcanzó a oír aquellas palabras y les respondió:
—Porque los sanos no necesitan médico, y los enfermos sí. 13Vayan y traten de entender el texto que dice: “Misericordia quiero, no sacrificios”, porque yo no he venido a llamar a los buenos, sino a los malos.
Le preguntan a Jesús sobre el ayuno
14Un día los discípulos de Juan se le acercaron a preguntarle:
—¿Por qué tus discípulos no ayunan como los fariseos y nosotros?
15—¿Acaso pueden estar tristes los invitados a una boda mientras el novio está con ellos? —les preguntó Jesús—. ¡Claro que no! Pero llegará el momento en que les quitarán al novio y entonces sí ayunarán. 16A nadie se le ocurre remendar un vestido viejo con una tela nueva, porque lo más probable es que la tela nueva se encoja y rompa la vieja, con lo cual la rotura se haría mayor. 17Y a nadie se le ocurre echar vino nuevo en odres viejos, porque los odres se romperían, y se perderían el vino y los odres. El vino nuevo se debe echar en odres nuevos, para que ambos se conserven.
Una niña muerta y una mujer enferma
18Apenas terminó de pronunciar estas palabras, cuando un jefe de los judíos llegó y se postró ante él.
—Mi hija acaba de morir —le dijo—, pero sé que resucitará si vas y la tocas.
19Jesús y los discípulos se dirigieron al hogar del jefe judío. 20Mientras iban, una mujer que llevaba doce años enferma de un derrame de sangre, se acercó por detrás y tocó el borde del manto de Jesús. 21Ella pensaba que si lo tocaba sanaría. 22Jesús se volvió y le dijo:
—Hija, tu fe te ha sanado. Vete tranquila.
Y la mujer sanó en aquel mismo momento.
23Al llegar a la casa del jefe judío y escuchar el alboroto de los presentes y la música fúnebre, 24Jesús dijo:
—Salgan de aquí. La niña no está muerta, sólo está dormida.
La gente se rió de Jesús, 25y todos salieron. Jesús entró donde estaba la niña y la tomó de la mano. ¡Y la niña se levantó sana!
26La noticia de este milagro se difundió por toda aquella región.
Jesús sana a los ciegos y a los mudos
27Cuando regresaba de la casa del jefe judío, dos ciegos lo siguieron gritando:
—¡Hijo de David, apiádate de nosotros!
28Al llegar a la casa, Jesús les preguntó:
—¿Creen que puedo devolverles la vista?
—Sí, Señor —le contestaron—; creemos.
29Entonces él les tocó los ojos y dijo: —Hágase realidad lo que han creído.
30¡Y recobraron la vista!
Jesús les pidió encarecidamente que no se lo contaran a nadie, 31pero apenas salieron de allí se pusieron a divulgar por aquellos lugares lo que Jesús había hecho.
32Cuando se fueron los ciegos, le llevaron a la casa a un hombre que había quedado mudo por culpa de demonios que se le habían metido. 33Tan pronto como Jesús los echó fuera, el hombre pudo hablar. La gente, maravillada, exclamó:
«¡Jamás habíamos visto algo semejante en Israel!»
34En cambio, los fariseos decían:
«Él puede echar fuera demonios porque tiene dentro al mismísimo príncipe de los demonios».
Son pocos los obreros
35Jesús recorría las ciudades y los pueblos de la región enseñando en las sinagogas, predicando las buenas nuevas del reino y sanando a la gente de sus enfermedades y dolencias. 36Al ver a las multitudes, sintió compasión de ellas, porque eran como ovejas desamparadas y dispersas que no tienen pastor.
37«¡Es tan grande la mies y hay tan pocos obreros!» —les dijo a los discípulos—. «Pidan que el Señor de la mies consiga más obreros para sus campos».