Parallel
20
Parábola de los viñadores
1»El reino de los cielos es también semejante al dueño de una finca que sale por la mañana a contratar obreros para recoger la cosecha. 2Conviene con ellos en pagarles un denario al día, que es el salario normal, y los pone a trabajar. 3Un par de horas más tarde, al pasar por la plaza y ver a varios hombres que andan en busca de trabajo, 4los envía al campo con la promesa de que les pagará lo que sea justo al final de la jornada.
5»Al mediodía y a las tres de la tarde hace lo mismo.
6»A las cinco de la tarde se encuentra en el pueblo a otros desocupados y les pregunta: “¿Por qué no están trabajando?” 7“Porque nadie nos ha contratado”, le responden. “Pues váyanse a trabajar a mi finca, y les pagaré lo que sea justo”.
8»Por la noche, el pagador fue llamando a cada uno de los obreros para pagarles, comenzando por los últimos que habían contratado. 9A los que llegaron a las cinco les pagó un denario. 10Los que habían llegado primero, al ver lo que recibieron los que llegaron de último, pensaron que a ellos se les pagaría mucho más. Pero se les pagó también un denario.
11»Claro, inmediatamente uno de ellos protestó ante el dueño: 12“Esa gente trabajó sólo una hora y le están pagando lo mismo que a nosotros que trabajamos de sol a sol”.
13»“Amigo”, le contestó el dueño, “¿no quedamos en que se te iba a pagar un denario al día? 14-15Pues tómalo y vete. Y porque quiero pagarle a todos los trabajadores lo mismo, ¡no me vengas ahora con que es injusto que yo haga con mi dinero lo que me plazca! Por tanto, no tienes razón para enojarte”.
16»Así, pues, los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros.
Jesús predice de nuevo su muerte
17Camino de Jerusalén, Jesús tomó a los doce discípulos aparte 18y les habló de lo que le sucedería cuando llegaran a la capital.
«Seré entregado a los principales sacerdotes y escribas, y me condenarán a muerte. 19Luego me entregarán a los romanos, para que se burlen de mí y me crucifiquen. Pero al tercer día resucitaré».
La petición de una madre
20En eso se le acercó la esposa de Zebedeo, junto con sus dos hijos, Jacobo y Juan, y se arrodilló ante él.
21—¿Qué quieres? —le preguntó Jesús.
—Quiero que cuando establezcas tu reino, mis dos hijos se sienten junto a ti en el trono, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.
22Pero Jesús le dijo:
—¡No sabes lo que estás pidiendo!
Y volviéndose a Jacobo y a Juan, les dijo:
—¿Se creen ustedes capaces de beber del terrible vaso del que yo tengo que beber? ¿y de resistir el bautismo con que voy a ser bautizado?
—Sí —respondieron—. Podemos.
23—Pues a la verdad van a beber de mi vaso —les contestó Jesús— y van a bautizarse con mi bautismo, pero no tengo el derecho de decir quiénes se sentarán junto a mí. Mi Padre es el que lo determina.
24Los otros diez discípulos se enojaron al enterarse de lo que Jacobo y Juan habían pedido, 25pero Jesús los llamó y les dijo:
—En las naciones paganas, los reyes, los tiranos o cualquier funcionario está por encima de sus súbditos. 26Pero entre ustedes será completamente diferente. El que quiera ser grande debe servir a los demás; 27y el que quiera ocupar el primer lugar en la lista de honor debe ser esclavo de los demás. 28Recuerden que yo, el Hijo del hombre, no vine para que me sirvan, sino para servir y dar mi vida en rescate de muchos.
Dos ciegos reciben la vista
29Al salir de Jericó, los seguía un inmenso gentío. 30Y dos ciegos que estaban sentados junto al camino, al escuchar que Jesús iba a pasar por allí, se pusieron a gritar:
—¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros!
31La gente los mandó callar, pero ellos gritaron todavía con más fuerza. 32Cuando Jesús pasó junto a donde estaban, les preguntó:
—¿En qué puedo servirles?
33—Señor —le dijeron—, ¡queremos ver!
34Jesús, compadecido, les tocó los ojos. Al instante pudieron ver; y siguieron a Jesús.