Parallel
10
Jesús envía a los doce
1Jesús reunió a sus doce discípulos y les dio autoridad para echar fuera espíritus malignos y para sanar toda clase de enfermedades y dolencias. 2Los doce apóstoles eran:
Simón, también llamado Pedro; Andrés, hermano de Pedro; Jacobo, hijo de Zebedeo; Juan, hermano de Jacobo; 3Felipe; Bartolomé; Tomás; Mateo, cobrador de impuestos; Jacobo, hijo de Alfeo; Tadeo; 4Simón, miembro de los zelotes, y Judas Iscariote, el que más tarde lo traicionó.
5A estos doce Jesús los envió y les dio las siguientes instrucciones:
«No vayan a los que no son judíos ni a los samaritanos. 6Limítense a visitar a las ovejas perdidas del pueblo de Israel.
7»Anúncienles que el reino de los cielos ya se ha acercado.
8»Curen enfermos, resuciten muertos, sanen leprosos y echen fuera demonios. De la misma manera que ustedes están recibiendo este poder gratuitamente, tampoco cobren por sus servicios. 9No lleven dinero 10ni bolsa con comida; no lleven más túnicas ni más calzado que los que traen puestos, ni lleven bordón, porque las personas a las que ustedes ayuden tienen el deber de alimentarlos y cuidarlos. 11Cuando lleguen a cualquier ciudad o pueblo, busquen a una persona de confianza y quédense en su casa hasta que se vayan a otro pueblo. 12Y al entrar a la casa, den su bendición a los que allí viven. 13Si ellos lo merecen, tendrán la paz que ustedes les desearon; pero si no lo merecen, no la tendrán. 14Si en alguna ciudad u hogar no los reciben ni les hacen caso, salgan de allí y sacúdanse el polvo de los pies al salir. 15Les aseguro que en el día del juicio, el castigo de Sodoma y Gomorra resultará mucho más tolerable que el castigo que caerá sobre aquella ciudad.
16»Ustedes son como ovejas y los estoy enviando a meterse donde están los lobos. Sean prudentes como serpientes e inofensivos como palomas. 17Pero tengan cuidado, porque los arrestarán y los azotarán en las sinagogas. 18Y hasta tendrán que comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa. Esto les brindará la oportunidad de hablarles de mí y de proclamarme ante el mundo.
19»Cuando los arresten, no se preocupen por lo que vayan a decir en el juicio, porque en el momento oportuno se les pondrá en la boca lo que tengan que decir. 20No serán ustedes los que hablen: ¡el Espíritu de su Padre hablará a través de ustedes!
21»El hermano entregará a muerte a su hermano, los padres traicionarán a sus hijos y los hijos se levantarán contra sus padres y los matarán. 22El mundo entero los va a odiar a ustedes por causa de mí, pero el que se mantenga fiel hasta el fin será salvo. 23Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra. Les aseguro que no terminarán de recorrer todas las ciudades de Israel antes que yo haya regresado: 24Ningún estudiante es más que su maestro, ni ningún siervo es mayor que su señor. 25Es suficiente para el discípulo ser como su maestro y para el siervo como su señor. Y si a mí, que soy como el padre de familia, me llaman Beelzebú, ¿qué no les dirán a ustedes? 26Pero no tengan miedo, porque pronto llegará la hora de la verdad y no habrá secreto que no se descubra. 27Lo que les digo en la penumbra, proclámenlo a la luz del día; y lo que les susurro al oído, divúlguenlo desde las azoteas. 28No teman a los que pueden matar el cuerpo pero no pueden tocar el alma. Sólo teman a Dios, que es el único que puede destruir alma y cuerpo en el infierno.
29»¿Qué valen dos pajarillos? ¡Apenas unos centavos! Sin embargo, ni uno solo cae a tierra sin que el Padre lo permita. 30Pues yo les digo que hasta el último cabello de ustedes está contado. 31Así que no teman, que para Dios ustedes valen más que muchos pajarillos.
32»Si alguno declara ante la gente que es mi seguidor, yo declararé a su favor ante mi Padre que está en los cielos. 33Pero al que me niegue públicamente, también yo lo negaré delante de mi Padre que está en los cielos. 34No crean que vine a traer paz a la tierra. ¡Vine a traer guerras!; 35a poner al hijo contra su padre, a la hija contra su madre, a la nuera contra su suegra. 36¡Cada quien tendrá a sus peores enemigos en su propia casa! 37El que ame a su padre o madre más que a mí, no es digno de ser mío; y el que ame a su hijo o hija más que a mí, no es digno de ser mío. 38Y el que se niegue a tomar la cruz y seguirme, no es digno de ser mío. 39El que se apegue demasiado a su vida, la perderá; pero el que renuncie a ella porque me ama, la salvará.
40»El que los reciba a ustedes me estará recibiendo a mí; y el que me reciba está recibiendo al que me envió. 41Quien reciba a un profeta por el hecho de que es profeta, recibirá la misma recompensa que reciben los profetas. Y quien reciba a un hombre justo sólo porque es justo, recompensa de justo recibirá. 42Y el que le dé al más humilde de mis discípulos un vaso de agua por el simple hecho de que es mi discípulo recibirá su recompensa: esto se lo aseguro yo a ustedes».