Parallel
7
1»¡Cuánto ha de batallar la humanidad! Prolongada y penosa es la vida del hombre, como vida de esclavo. 2¡Cómo anhela el fin de la jornada! ¡Cómo se esfuerza por llegar al fin de la semana y a su paga! 3También a mí me han tocado meses desalentadores y largas noches fatigosas. 4Al acostarme pienso, “¡Cuánto falta para el amanecer!” Y doy vueltas en la cama hasta el amanecer. 5Tengo el cuerpo cubierto de gusanos y de costras. La carne se me revienta y brota el pus.
6»Mis días se van más veloces que una lanzadera, y sin esperanza alguna llegan a su fin. 7Recuerda, oh Dios, que mi vida es un suspiro; que ya no verán mis ojos la felicidad. 8Hoy me ves, pero no será por mucho tiempo. Pronto verás mi cadáver. 9Como la nube se disipa y desaparece, así los que perecen se esfuman para siempre 10y no volverán jamás a su familia y su hogar: jamás volverán a aparecer.
11»¡Ay, déjame expresar mi angustia. Que dé rienda suelta a la amargura de mi alma! 12¡Oh Dios! ¿Soy acaso un monstruo, que no me das tregua? 13-14Aun en la noche, cuando en el sueño procuro olvidar mi congoja, me aterrorizas con pesadillas. 15Mejor que me estrangularan que seguir así. 16Detesto mi vida. ¡Ay, déjame en paz los pocos días que me restan!
17»¿Qué es el mísero hombre para que dediques tu tiempo a perseguirle? 18¿Has de ser su inquisidor cada mañana, y ponerlo a prueba cada instante del día? 19¿Por qué no me dejas en paz, aunque sólo sea por un momento? 20¿Te ha perjudicado mi pecado, oh Dios, guarda de la humanidad? ¿Por qué me has tomado como blanco, y hecho que la vida se me torne tan pesada carga? 21 ¿Por qué no perdonas sencillamente mi pecado y lo borras? Pues estoy a punto de echarme en el polvo y morir, y cuando me busques, ya no existiré».