Parallel
5
1»Clama pidiendo ayuda, pero ¿alguien te responderá? ¿a cuál de tus dioses te dirigirás? 2 Los necios mueren frustrados, abrumados por su propia ira. 3Quienes se alejan de Dios pueden triunfar momentáneamente, pero de pronto les sobreviene un súbito desastre. 4Sus hijos son estafados, y nadie los defiende. 5Sus cosechas son robadas, y sus riquezas son bebida de muchos, pero no de sus dueños. 6El sufrimiento los abate como castigo por haber plantado semillas de pecado. 7La humanidad va rumbo al pecado y el sufrimiento tan cierto como que del fuego salen las llamas.
8»Este consejo te doy: Acude a Dios y confiésale tus pecados. 9Porque él realiza admirables milagros, maravillas sin cuento. 10Envía lluvia a la tierra para regar los campos, 11da prosperidad a los pobres y humildes, y lleva a los afligidos a sitio seguro. 12Desbarata las intrigas de los astutos. 13Ellos caen en sus propias redes; él frustra sus maquinaciones. 14Andan tropezando como ciegos en el día, no ven mejor de día que de noche. 15Dios salva de las garras de estos opresores a los huérfanos y a los pobres. 16Así es como los pobres recobran la esperanza, y a la injusticia se le tapa la boca.
17»¡Dichoso el hombre a quien Dios corrige! Cuando peques, no menosprecies el castigo del SEÑOR. 18Pues aunque él hiere, venda y vuelve a sanar. 19Una y otra vez te librará para que ningún mal te dañe. 20Te librará de la muerte en tiempo de hambre, y del poder de la espada en la guerra. 21Estarás a salvo del calumniador; no tienes por qué temerle al futuro. 22Te burlarás de la guerra y del hambre; las fieras te respetarán. 23Las bestias salvajes te dejarán en paz. 24No tendrás que angustiarte por tu hogar cuando andes lejos; nada hurtarán de tu hacienda. 25Tus hijos llegarán a ser hombres importantes; tus descendientes serán tan numerosos como la hierba. 26Larga y próspera vida tendrás; como las espigas que se recogen a tiempo.
27»La experiencia me ha enseñado la verdad de todo esto. Para bien tuyo, escucha mi consejo».