Parallel
31
1»Yo había convenido con mis ojos no mirar con lujuria a ninguna mujer. 2-3Bien sé que el todopoderoso Dios que está en lo alto envía calamidades a quienes hacen eso. 4El ve todo lo que hago y cada paso que doy.
5»Si he mentido y engañado 6que Dios me pese en una balanza justa y así sabrá que soy inocente. 7-8 Si me he desviado de la senda de Dios, o si mi corazón ha sentido concupiscencia por lo que mis ojos hayan visto, o si soy culpable de cualquier otro pecado, entonces, ¡que otro coseche lo que yo he sembrado y cuanto yo he plantado sea arrancado!
9»Si he codiciado la mujer ajena, 10¡muera yo entonces y vaya mi esposa a parar a casa ajena, y otro hombre sea su marido! 11Porque vergonzoso pecado es la lujuria; crimen que debe castigarse. 12Es fuego devastador que nos consume y nos lanza al infierno, y arrancaría de raíz cuanto yo he plantado.
13»Si yo hubiera sido injusto con mis siervos, 14 ¿cómo podría presentarme ante Dios? ¿Qué podría responderle cuando me pida cuentas? 15Porque fue Dios quien me hizo, y él es también el hacedor de mi siervo. A ambos nos creó él.
16»Jamás maltraté al pobre o hice llorar a la viuda; 17 jamás negué pan al huérfano hambriento. 18Desde mi juventud he sido un padre para ellos; a las viudas las he guiado desde mi nacimiento. 19-20 Si vi al que se moría de frío y no le di abrigo o lana de mis ovejas para que se calentara, 21o si he levantado contra el huérfano mi mano por contar con influencias en los tribunales. 22Si algo de eso hice yo, ¡que me arranquen el brazo; que me lo disloquen desde el hombro! 23Eso antes que enfrentarme al castigo de Dios. Lo que él manda es lo que más temo, porque si la majestad de Dios fuera en contra mía, ¿qué esperanza habría?
24»Si puse mi confianza en el dinero; 25si mi felicidad consistía en la riqueza, 26o si he contemplado el sol que brilla en el cielo o la luna que viaja por su sendero de plata, 27y en secreto, seducido mi corazón, los he adorado enviándoles besos con la mano, 28también esto debe ser castigado por los jueces. Pues si tales cosas hubiera hecho yo, significaría que negaba al Dios del cielo.
29»¿Acaso me alegré de la ruina de mi enemigo? 30 jamás maldije a nadie ni pedí venganza. 31 A ninguno de mis siervos dejé pasar hambre. 32Jamás rechacé a los extranjeros; mis puertas estuvieron abiertas para todos. 33Jamás traté de ocultar mis pecados como el común de la gente, 34por temor a la multitud y a su desprecio, negándome a reconocer mi transgresión.
35»¡Cómo quisiera que Dios me escuchara! Estampo aquí mi firma; que me responda el Todopoderoso. Si él quiere contender conmigo, que lo haga por escrito. 36 Llevaré esta acusación como una corona. 37Entonces yo le contaría exactamente lo que hice y por qué y le presentaría mi defensa como quien es escuchado por él.
38-39»Si mis tierras me acusan de haber robado el fruto que ellas producen; o si asesiné a sus dueños para apropiarme de sus posesiones, 40 ¡que estas tierras produzcan espinos en lugar de trigo, y malas hierbas en vez de cebada!»
Fin de las palabras de Job.