Parallel
40
El copero y el panadero
1Mucho tiempo después, el jefe de los panaderos y el jefe de los coperos que servían al rey de Egipto, hicieron algo que lo ofendió. 2-3Por eso, el faraón se enojó con ellos y los mandó a la misma cárcel en donde estaba José, es decir, en la casa del capitán de la guardia. 4Estuvieron presos un buen tiempo, y el capitán de la guardia designó a José para que los atendiera. 5Cierta noche cada uno de ellos tuvo un sueño. 6A la mañana siguiente José los notó tristes y deprimidos.
7—¿Qué les pasa? ¿Por qué están tan tristes? —les preguntó.
8Ellos le contestaron:
—Cada uno de nosotros tuvo un sueño anoche, y no hay quién nos interprete los sueños.
9-10El primero en contar su sueño fue el jefe de los coperos:
—En mi sueño vi una vid con tres ramas que brotaron, florecieron y luego dieron racimos de uva madura. 11Yo tenía la copa del faraón, Entonces tomé las uvas y las exprimí en la copa del faraón y se la serví.
12José entonces le dijo:
—Esta es la interpretación del sueño: Las tres ramas son tres días. 13Dentro de tres días el faraón te va a sacar de la cárcel y te pondrá nuevamente en tu cargo de copero. 14Por favor, apiádate de mí cuando hayas vuelto a gozar del favor del faraón, y pídele que me saque de aquí. 15Yo soy un hebreo que fue raptado de su tierra, y ahora estoy en la cárcel sin haber hecho nada para merecer este castigo.
16Cuando el jefe de los panaderos vio que el primer sueño tenía un significado tan bueno, también le contó su sueño a José.
—En mi sueño llevaba tres canastos de pan sobre la cabeza. 17El canasto de encima estaba lleno de deliciosos productos de pastelería, hechos especialmente para el faraón. Pero vinieron las aves y se los comieron.
18—Los tres canastos son tres días —le dijo José—. 19De aquí a tres días, el faraón te quitará la cabeza, colgará tu cuerpo de un madero, y las aves comerán tus carnes.
20Tres días más tarde, el faraón hizo una fiesta para celebrar su cumpleaños. Invitó a todos sus funcionarios y a todo el personal de su palacio. Mandó a buscar al jefe de los coperos y al jefe de los panaderos. Así que los sacaron de la cárcel y los llevaron delante del faraón. 21Entonces el faraón colocó de nuevo al jefe de los coperos en su cargo, 22pero mandó a ahorcar al jefe de los panaderos, tal como lo había dicho José. 23Sin embargo, el jefe de los coperos se olvidó por completo de José.