Salmos 87
DHH94I
87
SALMO 87 (86)
Alabanza a la ciudad de Dios#Salmo 87 Este salmo pertenece al grupo de los «cantos de Sión» (cf. Sal 46; 48; 76; 122). El salmista celebra a Jerusalén como ciudad de Dios y madre espiritual de todos los pueblos. Cf. Is 2.2-5; Miq 4.1-3; Zac 8.20-23. Véase Sión en el Índice temático.
1a (1a) Salmo y cántico de los hijos de Coré.#87.0(1a) Los hijos de Coré: Véase Sal 42.0(1) n.
1 1 (1b) Los cimientos de la ciudad de Dios
están sobre los montes santos.#87.1(1b) Los montes santos: el monte Sión y las colinas sobre las que está situada la ciudad de Jerusalén (Sal 125.2).
2El Señor ama las puertas de Sión
más que a todas las casas de Jacob.#87.2 Las casas (lit. las moradas) de Jacob: designación poética de los antiguos y venerables santuarios israelitas, como Bet-el, Siquem y Siló. La predilección del Señor por las puertas de Sión, es decir, por la ciudad de Jerusalén, se puso de manifiesto cuando David trasladó al monte Sión el arca de la alianza (2 S 6.12-19). Véase Jerusalén en el Índice temático.
3Ciudad de Dios,
qué cosas tan hermosas se dicen de ti:
4«Entre los pueblos que me conocen
puedo nombrar a Egipto#87.4 En el texto hebreo, a Egipto se le llama Rahab. Este nombre evocaba para los israelitas la figura de un monstruo mitológico, en el que estaban representadas simbólicamente todas las potencias enemigas de Dios. Cf. Job 9.13; 26.12; Is 51.9. y Babilonia,
Filistea, Tiro y Etiopía;
todos ellos nacieron en ti.»#87.4 Los pueblos aquí mencionados representan a todas las naciones de la tierra. Es sorprendente que en la lista figuren algunos de los más encarnizados enemigos de Israel. Véase Índice de mapas.
5De la ciudad de Sión dirán:
«Éste y aquél nacieron en ella.»
El Altísimo mismo la ha afirmado.
6El Señor escribe en el libro
donde constan los nombres de los pueblos:
«Éste nació en ella.»#87.6 El salmista presenta al Señor como si anotara en un libro los nombres de todos los pueblos (cf. Neh 12.22-23; Ez 13.9; Lc 2.1-3). Al quedar anotados en ese registro, los nacidos en todas las naciones pasarán a ser considerados ciudadanos nativos de Jerusalén, de manera que ésta se convertirá en la verdadera patria de todos los hombres.
7Y los que cantan y los que bailan dicen:
«Mi hogar#87.7 Mi hogar: traducción posible, basada en la versión griega (LXX). Heb. mis fuentes. está en ti.»

Texto © Sociedades Bíblicas Unidas, 1994.

Learn More About Biblia Dios Habla Hoy