Parallel
51
SALMO 51 (50)
Oh Dios, ten compasión de mí#Salmo 51 Esta súplica individual, en razón de su contenido, es la oración penitencial por excelencia. El salmista pide al Señor que lo purifique y lo renueve interiormente, para que él, a su vez, pueda dar testimonio de la misericordia divina y trabajar por la conversión de los pecadores (v. 13 [15]). Éste es uno de los siete salmos llamados penitenciales (Sal 6; 32; 38; 102; 130; 143).
1 (1) Del maestro de coro. Salmo de David, (2) después que el profeta Natán lo reprendió por haber cometido adulterio con Betsabé.#51.0(2) Cf. 2 S 12.1-14.
1 1 (3) Por tu amor, oh Dios, ten compasión de mí;
por tu gran ternura, borra mis culpas.
2 2 (4) ¡Lávame de mi maldad!
¡Límpiame de mi pecado!
3 3 (5) Reconozco que he sido rebelde;
mi pecado no se borra de mi mente.
4 4 (6) Contra ti he pecado, y sólo contra ti,
haciendo lo malo, lo que tú condenas.
Por eso tu sentencia es justa;
irreprochable tu juicio.#51.4(6) Ro 3.4.
5 5 (7) En verdad, soy malo desde que nací;
soy pecador desde el seno de mi madre.#51.5(7) Acerca de este tema, cf. Gn 8.21; Job 15.14-16; Pr 20.9; Jer 17.9; Ro 7.14-23.
6 6 (8) En verdad, tú amas al corazón sincero,
y en lo íntimo me has dado sabiduría.
7 7 (9) Purifícame con hisopo,#51.7(9) Hisopo: arbusto de hojas pequeñas y tupidas, cuyas ramas se utilizaban en algunos ritos de purificación para rociar a las personas y ciertos objetos (Lv 14.4-7,49-53). Véase Jn 19.29 nota  p, y cf. Ex 12.22; Heb 9.13-14,19. y quedaré limpio;
lávame, y quedaré más blanco que la nieve.#51.7(9) Is 1.18.
8 8 (10) Lléname de gozo y alegría;
alégrame de nuevo, aunque me has quebrantado.
9 9 (11) Aleja de tu vista mis pecados
y borra todas mis maldades.
10 10 (12) Oh Dios, ¡pon en mí un corazón limpio!,
¡dame un espíritu nuevo y fiel!#51.10(12) Ez 11.19; 36.26; 2 Co 5.17.
11 11 (13) No me apartes de tu presencia
ni me quites tu santo espíritu.
12 12 (14) Hazme sentir de nuevo el gozo de tu salvación;
sosténme con tu espíritu generoso,
13 13 (15) para que yo enseñe a los rebeldes tus caminos
y los pecadores se vuelvan a ti.
14 14 (16) Líbrame de cometer homicidios,#51.14(16) Líbrame de cometer homicidios: Lit. líbrame de la sangre. También podría tratarse de la muerte prematura como castigo por las faltas cometidas. Cf. Sal 30.9(10).
oh Dios, Dios de mi salvación,
y anunciaré con cantos que tú eres justo.
15 15 (17) Señor, abre mis labios,
y con mis labios te cantaré alabanzas.
16 16 (18) Pues tú no quieres ofrendas ni holocaustos;
yo te los daría, pero no es lo que te agrada.
17 17 (19) Las ofrendas a Dios son un espíritu dolido;
¡tú no desprecias, oh Dios, un corazón hecho pedazos!
18 18 (20) Haz bien a Sión, por tu buena voluntad;
vuelve a levantar los muros de Jerusalén.
19 19 (21) Entonces aceptarás los sacrificios requeridos,
las ofrendas y los holocaustos;
entonces se ofrecerán becerros sobre tu altar.#51.18-19(20-21) Estos vv. provienen de la época anterior a los años 445-443 a.C., cuando los muros de Jerusalén, destruidos en el año 587 a.C. por el ejército de Nabucodonosor, rey de Babilonia, aún no habían sido restaurados.