Parallel
118
SALMO 118 (117)
El poder del Señor es extraordinario#Salmo 118 Canto litúrgico de acción de gracias (véase Sal 113 nota  a). Toda la comunidad, liberada de un grave peligro (vv. 10-13), se congrega en el templo para expresar su reconocimiento al Señor y rendirle culto. El salmo va señalando las distintas etapas de la celebración, y describe los cantos y gestos que les corresponde ejecutar a los que participan en ella.
1Den gracias al Señor, porque él es bueno,
porque su amor es eterno.#118.1 Porque su amor es eterno: Véase Sal 136.1 n.
2Que digan los israelitas:
«El amor del Señor es eterno.»
3Que digan los sacerdotes:#118.3 Los sacerdotes: Lit. la familia de Aarón. Véase Sal 115.10 n.
«El amor del Señor es eterno.»
4Que digan los que honran al Señor:
«El amor del Señor es eterno.»
5En mi angustia llamé al Señor;
él me escuchó y me dio libertad.#118.5 Sal 4.1(2); 18.19(20).
6El Señor está conmigo; no tengo miedo.
¿Qué me puede hacer el hombre?#118.6 Sal 27.1; 56.4(5),11(12); Heb 13.6.
7El Señor está conmigo; él me ayuda.
¡He de ver derrotados a los que me odian!
8Es mejor confiar en el Señor
que confiar en el hombre.
9Es mejor confiar en el Señor
que confiar en grandes hombres.
10Todas las naciones me rodearon,
pero en el nombre del Señor las derroté.
11Me rodearon por todos lados,
pero en el nombre del Señor las derroté.
12Me rodearon como avispas,#118.12 Como avispas: Cf. Dt 1.44.
pero su furia se apagó como fuego de espinos;
¡en el nombre del Señor las derroté!
13Me empujaron con violencia, para que cayera,
pero el Señor vino en mi ayuda.
14Yo canto al Señor, que me da fuerzas.
¡Él es mi Salvador!#Ex 15.2; Is 12.2.,#118.10-14 La triple repetición de la misma frase parece indicar que en el canto de esta estrofa se iban alternando dos coros, o bien un solista y el coro formado por toda la asamblea. Véase Sal 136 nota  a.
15En las casas de los hombres fieles#118.15 En las casas de los hombres fieles: Lit. en las tiendas de los justos. Algunos ven aquí una alusión a las cabañas hechas de ramas en las que vivían los israelitas durante la fiesta de las Enramadas. Cf. Neh 8.13-17.
hay alegres cantos victoriosos:
«¡El poder del Señor alcanzó la victoria!
16¡El poder del Señor es extraordinario!
¡El poder del Señor alcanzó la victoria!»
17¡No moriré, sino que he de vivir
para contar lo que el Señor ha hecho!
18El Señor me ha castigado con dureza,
pero no me ha dejado morir.
19¡Abran las puertas del templo,#118.19-20 Antes de entrar en el templo, la multitud pide a los sacerdotes y levitas que le abran las puertas. Las puertas del templo: Lit. las puertas de la justicia, porque, de acuerdo con lo establecido en Sal 15 y 24.3-6, sólo los que practican lo que es bueno y recto están en condiciones de entrar en la casa del Señor (v. 20).
que quiero entrar a dar gracias al Señor!
20Ésta es la puerta del Señor,
y por ella entrarán los que le son fieles.
21Te doy gracias, Señor, porque me has respondido
y porque eres mi salvador.
22La piedra que los constructores despreciaron
se ha convertido en la piedra principal.#118.22 La piedra principal: Lit. la cabeza del ángulo. Se refiere a la piedra puesta para sostener una esquina del edificio. El sentido de la imagen es claro: lo que había sido rechazado como despreciable ha pasado a ocupar el lugar de honor. El NT refiere este texto a la muerte y la resurrección de Cristo (Lc 20.17; Hch 4.11; 1 P 2.7). Cf. Is 28.16.
23Esto lo ha hecho el Señor,
y estamos maravillados.#118.22-23 Mt 21.42; véase Mc 12.10-11 n.
24Éste es el día en que el Señor ha actuado:
¡estemos hoy contentos y felices!
25Por favor, Señor, ¡sálvanos!
Por favor, Señor, ¡haz que nos vaya bien!
26¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!#118.26 Mt 21.9; 23.39; Mc 11.9; Lc 13.35; 19.38; Jn 12.13.
Bendecimos a ustedes desde el templo del Señor.
27El Señor es Dios; ¡él nos alumbra!
Comiencen la fiesta y lleven ramas
hasta los cuernos del altar.
28Te doy gracias y alabo tu grandeza,
porque tú eres mi Dios.
29Den gracias al Señor, porque él es bueno,
porque su amor es eterno.