Parallel
9
Contraste entre la sabiduría y la necedad#9.1-18 Este cap. está compuesto por tres estrofas de seis versos cada una. El contraste entre la sabiduría (vv. 1-6) y la necedad (v. 13-18) está interrumpido por una serie de consejos de carácter sapiencial (vv. 7-12).
1La sabiduría construyó su casa,
la adornó con siete columnas;#9.1 Siete columnas: El número siete es símbolo de plenitud y perfección. La sabiduría y la necedad tienen casa (cf. v. 14), pero sólo de la sabiduría se dice que la construyó.
2mató animales para el banquete,#9.2 Banquete: Tal vez se trata de un banquete sacrificial (véase Pr 7.14 n.).
preparó un vino especial,#9.2 Vino especial, es decir, mezclado con especias aromáticas para darle más sabor.
puso la mesa
3y envió a sus criadas a gritar
desde lo alto de la ciudad:#9.3 Desde lo más alto de la ciudad: Cf. v. 14. La sabiduría, por medio de sus criadas, invita a los inexpertos e imprudentes (v. 4) que transitan por los lugares más concurridos de la ciudad (8.2-3). Así todos podrán oír su invitación y asistir al banquete.
4«¡Vengan acá, jóvenes inexpertos!»
Mandó a decir a los imprudentes:#9.4 Inexpertos: Cf. 1.4,22,32; 7.7. Imprudente: Cf. 6.32; 7.7.
5«Vengan a comer de mi pan
y a beber del vino que he preparado.#9.5 Vengan a comer... preparado: Cf. Is 55.1-2; Eclo 24.19-21.,#9.3-5 En la primera sección de Pr (caps. 1—9), la sabiduría da un mensaje similar e invita a las mismas personas: 1.20-22; 7.7; 8.1-2,5.
6Dejen de ser imprudentes, y vivirán;
condúzcanse como gente inteligente.»#9.6 Vivirán: Véanse las referencias en Pr 8.35 n.
7Corrige al insolente y malvado,
y sólo lograrás que te insulte y ofenda.#9.7 Estos seis vv. (7-12) están dirigidos al sabio o maestro, para indicarle a quién debe corregir y reprender si no quiere trabajar en vano.
8Reprende al insolente y te ganarás su odio;
corrige al sabio y te ganarás su aprecio.
9Dale al sabio y se hará más sabio;
enseña al hombre bueno#9.9 Cf. Pr 10.8; 17.10. y aumentará su saber.#9.9 Dale al sabio... y aumentará su saber: Cf. Pr 19.25; 21.11.
10La sabiduría comienza por honrar al Señor;#9.10 Job 28.28; Sal 111.10. Véanse Job 28.28 n.; Dt 6.13 nota  j.
conocer al Santísimo es tener inteligencia.
11Gracias a la sabiduría, vivirás mucho tiempo
y aumentarán los años de tu vida.#9.11 Véase Pr 3.2 n.
12Si eres sabio, tuyo será el provecho;#9.12 Acerca de las ventajas que reporta la sabiduría, cf. Pr 3.16-18; 4.22; 8.35; 14.14.
si eres insolente, tuya será la responsabilidad.#9.12 Véanse las referencias en Mt 16.27 nota  v.
13La necedad#9.13 Aquí se retoma la comparación interrumpida en el v. 6. Acerca de los necios, véase Pr 1.7 nota  h. es como una mujer chismosa,#9.13 La palabra hebrea vertida por chismosa se ha traducido por ligera en Pr 7.11 (cf. Ro 1.30). Tonta e ignorante: Cf. Pr 5.6.
tonta e ignorante.
14Se sienta en una silla, a las puertas de su casa,
en la parte más alta de la ciudad,#9.14 La necedad espera que el caminante pase por su casa, mientras que la sabiduría envía a sus criadas para llamar a sus invitados (véase Pr 9.3 n.). A las puertas de su casa: Cf. Pr 5.8; 8.34.
15y llama a los caminantes
que van por buen camino:
16«¡Vengan acá, jóvenes inexpertos!»
Manda a decir a los imprudentes:
17«El agua robada es más sabrosa;
el pan comido a escondidas sabe mejor.»#9.16-17 Compárese este banquete con el preparado por la sabiduría (vv. 2,5). Cf. Pr 4.17.
18Pero ellos no saben que sus invitados
son ahora sombras en el reino de la muerte.#9.18 Cf. Pr 2.18-19. Pero ellos... son... de la muerte: Cf. Pr 2.18; 5.5; 7.27.,#9.13-18 La necedad tiene muchas semejanzas con la mujer adúltera de los caps. 5 y 7.