Proverbios 8
DHH94I
8
Discurso de la sabiduría#8.1-36 Este discurso de la sabiduría personificada puede dividirse en tres partes: después de una amplia introducción (vv. 1-11), ella explica lo que puede ofrecer a todos los que la buscan con amor y constancia; habla asimismo de sus relaciones con Dios y con la creación (vv. 12-31), y concluye con una exhortación a sus hijos (vv. 32-36). Este discurso y el del cap. 9 son la cumbre poética y doctrinal de este libro. Cf. otros discursos semejantes en Job 28; Eclo 1.1-27; Sab 6—9.
1La sabiduría clama a voz en cuello;
la inteligencia hace oír su voz.#8.1 El v. puede traducirse también como dos preguntas retóricas: ¿Acaso no clama la sabiduría a voz en cuello? ¿No hace oír su voz la inteligencia?
2Se para en lo alto de las colinas,
se detiene donde se cruzan los caminos,
3se hace oír junto a las puertas,
a la entrada de la ciudad:
4«Para ustedes los hombres
van estas palabras mías.
5Jóvenes inexpertos y necios,
¡aprendan a ser prudentes y entendidos!#8.5 Jóvenes... necios: Pr 1.4,22. Con esta designación no se limita el discurso sólo a los jóvenes, pues es aplicable a todas las personas con necesidades y capacidad de aprender.
6Atiendan, que voy a decirles
cosas importantes#8.6 Cosas importantes: texto probable. Heb. jefes. e irreprochables.
7Lo que voy a decir es la verdad;
no me gusta hablar mentira.#Sal 37.30.
8Todas mis palabras son justas;
no hay en ellas la menor falsedad.
9Para el inteligente y entendido,
mis palabras son claras e irreprochables.
10En vez de plata y oro fino,
adquieran instrucción y conocimiento.»
11Vale más sabiduría que piedras preciosas;
¡ni lo más deseable se le puede comparar!#8.10-11 Cf. Job 28.17; Pr 3.14-15; 8.19.
12«Yo,#8.12 En este v. empieza el discurso de la sabiduría propiamente dicho. la sabiduría, habito con la inteligencia,
y sé hallar los mejores consejos.
13Honrar al Señor#8.13 Honrar al Señor: Lit. temer al Señor (véase Dt 6.13 nota  j). es odiar el mal.
Yo odio el orgullo y la altanería,
el mal camino y la mentira.#8.13 El orgullo y la altanería: Cf. 2 S 22.28; Sal 18.27(28); 138.6; Ro 12.16; 1 Ti 6.17. Acerca del mal camino y la mentira como enemigos de la sabiduría, cf. Job 28.28; Eclo 15.8.
14En mí están el plan y su realización,
yo soy el buen juicio y la fuerza.
15Gracias a mí reinan los reyes#8.15 Gracias... reyes: Dn 2.21; Ro 13.1. Salomón pidió el don de la sabiduría para gobernar al pueblo de Israel (1 R 3.9; 2 Cr 1.10).
y los gobernantes establecen el derecho.
16Gracias a mí dominan los jefes de Estado
y dictan sentencia las autoridades.#8.15-16 Cf. Pr 29.4.
17Yo amo a los que me aman,#8.17 Amo a los que me aman: Cf. 1 S 2.30; Jn 14.21-24.
y los que me buscan, me encuentran.#8.17 Cf. Sab 6.12; Mt 7.7-11 (véanse también las referencias en las notas a estos vv. de Mt); Stg 1.5.
18Yo doy riquezas y honra,
grandes honores y prosperidad.#Pr 3.16; 21.21.
19Lo que yo doy es mejor que el oro más refinado;
lo que yo ofrezco es mejor que la plata más fina.#8.19 Cf. Pr 3.13-16.
20Yo voy por el camino recto,
por las sendas de la justicia.#8.20 Camino recto... sendas de justicia: Cf. Pr 2. 11-12,20; 3.17.
21A los que me aman les doy su parte:
lleno sus casas de tesoros.#8.21 Cf. 3.10; 8.18; 24.4.
22»El Señor me creó#8.22-31 Esta parte del himno se refiere al origen de la sabiduría (vv. 22-26) y al papel desempeñado por ella en la creación (vv. 27-31). Es manifiesta la influencia de estos vv. en el prólogo del Evangelio de Juan. Cf. Job 28.23-27; Eclo 24.5; Sab 8.6; 9.9. Creó: según el texto griego (LXX); el verbo hebreo puede traducirse también por me adquirió o me poseyó. al principio de su obra,#8.22 El Señor... de su obra: Cf. Eclo 1.4,9; 24.9; Sab 9.9; Ap 3.14.
antes de que él comenzara a crearlo todo.
23Me formó en el principio del tiempo,
antes de que creara la tierra.
24Me engendró antes de que existieran los grandes mares,
antes de que brotaran los ríos y los manantiales.#8.24 Véanse Gn 1.2 nota  c; 1.6-8 n. Los grandes mares: probable referencia al océano subterráneo, de donde llegan hasta la superficie de la tierra las aguas de los ríos y manantiales.
25Antes de afirmar los cerros y los montes,#8.25 Cf. Sal 90.2.
el Señor ya me había engendrado;
26aún no había creado él la tierra y sus campos,
ni el polvo de que el mundo está formado.#8.26 Cf. Gn 1.9-10.
27Cuando él afirmó la bóveda del cielo
sobre las aguas del gran mar,#8.27 Bóveda del cielo: Véase Gn 1.6-8 n.; cf. Pr 3.19. allí estaba yo.
28Cuando afirmó las nubes en el cielo
y reforzó las fuentes del mar profundo,
29cuando ordenó a las aguas del mar
no salirse de sus límites,
cuando puso las bases de la tierra,#8.29 Job 38.8-11; Sal 104.6-9; Jer 5.22; Miq 6.2.
30allí estaba yo, fielmente, a su lado.#8.30 Allí estaba... a su lado: otra posible traducción: Allí estaba yo, a su lado, como artesano.
Yo era su constante fuente de alegría,
y jugueteaba en su presencia a todas horas;
31jugueteaba en el mundo creado,
¡me sentía feliz por el género humano!
32»Y ahora, hijos míos, escúchenme;
sigan mi ejemplo y serán felices.
33Atiendan a la instrucción;
no rechacen la sabiduría.
34Feliz#8.34 Feliz: Véase Sal 1.1 n. aquel que me escucha,
y que día tras día se mantiene vigilante
a las puertas de mi casa.#8.34 Cf. Sal 119.1-2; Pr 3.13,18. A las puertas de mi casa: Nótese la contraposición entre esta advertencia y la de ni siquiera acercarse a la casa de la mujer extraña o ajena (5.8; 7.6-23).
35Porque hallarme a mí es hallar la vida
y ganarse la buena voluntad del Señor;#8.35 Porque... la vida: Cf. Pr 3.1-2.13-18; Jn 11.25-26. Y ganarse... del Señor: otra posible traducción: y ganarse el favor del Señor (cf. 18.22; Eclo 1.20; 4.12). La sabiduría se ofrece como mediadora eficaz entre Dios y el hombre. El NT presentará más tarde a Cristo como la sabiduría de Dios (1 Co 1.24,30; Col 2.2-3) y como el único mediador eficaz entre Dios y el género humano (1 Ti 2.5).
36pero apartarse de mí es poner la vida en peligro;
¡odiarme es amar la muerte!»

Texto © Sociedades Bíblicas Unidas, 1994.

Learn More About Biblia Dios Habla Hoy