Parallel
31
VIII. SÉPTIMA COLECCIÓN: «DICHOS DEL REY LEMUEL»
(31.1-9)
Dichos de Lemuel
1Dichos del rey Lemuel de Masá,#31.1 Lemuel, rey de Masá: probablemente no era de Israel. Masa: Véase Pr 30.1 nota  b. con los cuales su madre le dio instrucción:
2Hijo mío, fruto de mis entrañas,
respuesta de Dios a mis ruegos,
¿qué más te puedo decir?
3Que no gastes tu energía con mujeres,
pues por ellas los reyes se pierden.#31.3 Gastar energías con mujeres: Cf. Pr 5.3-23; 7.6-27; 23.27; Eclo 9.1-9. En 1 R 11.1-4 hay un claro ejemplo de lo que puede suceder si no se observa esta instrucción.
4Y no está bien, Lemuel, que reyes y gobernantes
beban vino y bebidas fuertes,
5pues podrían olvidarse de la ley
y violar los derechos de los más humildes.#31.4-5 El vino puede convertirse en un grave peligro para un rey (cf. Pr 20.1; Ec 10.17; Is 28.7).
6Deja el vino y las bebidas fuertes
para los decaídos y deprimidos;
7¡que beban y no vuelvan a acordarse
de su pobreza y sufrimientos!
8Levanta la voz por los que no tienen voz;
¡defiende a los indefensos!
9Levanta la voz, y hazles justicia;
¡defiende a los pobres y a los humildes!#31.8-9 Sal 72.2-4,12-14.
IX. APÉNDICE: ALABANZA A LA MUJER EJEMPLAR#31.10-31 Este poema final es acróstico o alfabético, ya que cada v. empieza con una letra diferente, conforme al orden del alfabeto hebreo (véase Sal 119 n.). Describe a la mujer ejemplar, eficiente en las labores domésticas y virtuosa en todas las esferas de la vida.
(31.10-31)
10Mujer ejemplar no es fácil hallarla;
¡vale más que las piedras preciosas!
11Su esposo confía plenamente en ella,
y nunca le faltan ganancias.
12Brinda a su esposo grandes satisfacciones
todos los días de su vida.
13Va en busca de lana y lino,
y con placer realiza labores manuales.
14Cual si fuera un barco mercante,
trae de muy lejos sus provisiones.
15Antes de amanecer se levanta
y da de comer a sus hijos y a sus criadas.#31.15 Y a sus criadas: otra posible traducción: y da órdenes a sus criadas.
16Inspecciona un terreno y lo compra,
y con sus ganancias planta viñedos.
17Se reviste de fortaleza
y con ánimo se dispone a trabajar.
18Cuida de que el negocio marche bien,
y de noche trabaja hasta tarde.
19Con sus propias manos
hace hilados y tejidos.
20Siempre les tiende la mano
a los pobres y necesitados.
21No teme por su familia cuando nieva,
pues todos los suyos andan bien abrigados.
22Ella misma hace sus colchas,
y se viste con las telas más finas.
23Su esposo es bien conocido en la ciudad,
y se cuenta entre los más respetados del país.
24Ella hace túnicas y cinturones,
y los vende a los comerciantes.
25Se reviste de fuerza y dignidad,
y el día de mañana no le preocupa.
26Habla siempre con sabiduría,
y da con amor sus enseñanzas.
27Está atenta a la marcha de su casa,
y jamás come lo que no ha ganado.
28Sus hijos y su esposo
la alaban y le dicen:
29«Mujeres buenas hay muchas,
pero tú eres la mejor de todas.»
30Los encantos son una mentira,
la belleza no es más que ilusión,
pero la mujer que honra al Señor#31.30 Honra al Señor: Lit. teme al Señor (véase Dt 6.13 nota  j).
es digna de alabanza.
31¡Alábenla ante todo el pueblo!
¡Denle crédito por todo lo que ha hecho!