SALMOS 30
BLPH
30
Salmo 30
A ti clamé y me curaste
Salmo. Canto para la consagración del Templo. De David
1Señor, te alabaré porque me has salvado
y no has dejado que mis enemigos se burlen de mí.
2Señor Dios mío, a ti clamé y me curaste.#6,2; 41,4.
3Señor, me libraste de ir al reino de los muertos,
me devolviste la vida cuando agonizaba.
4Canten al Señor los que le son fieles,
alaben su santo nombre,#97,12; 99,5.9.
5pues es pasajera su ira y eterna su bondad:
quien de noche se retira llorando,
por la mañana es un clamor de alegría.#Is 54,7-8.
6Yo, sosegado, decía: «Nunca más sucumbiré».#15,5; 16,8.
7Señor, tu ayuda me exaltó cual monte poderoso,
pero ocultaste tu rostro y sentí miedo.#13,1; 27,9; 104,29.
8A ti, Señor, clamo; a mi Señor suplico.
9¿Qué provecho hay en mi muerte,
en que yo baje a la tumba?
¿Podrá alabarte el polvo?
¿Anunciará él tu fidelidad?#6,5; 88,5.10-12; 115,17; Is 38,18.
10¡Escucha, Señor, ten compasión de mí;
Señor, ven en mi ayuda!
11Convertiste mi llanto en danza,
me despojaste del luto, me vestiste de fiesta#Is 35,10; Jr 31,13.
12para que te cante sin callar nunca;
Señor, Dios mío, te alabaré por siempre.

La Palabra (BLPH) versión hispanoamericana Copyright © Sociedad Bíblica de España, 2010 Utilizada con permiso

Learn More About La Palabra (versión hispanoamericana)