Parallel
22
1Más vale fama que grandes riquezas;
mejor que oro y plata, la buena estima.
2En una cosa coinciden el rico y el pobre:
a ambos los hizo el Señor.
3El prudente ve el peligro y se esconde,
los incautos se arriesgan y lo pagan.
4Humildad y respeto al Señor
traen riqueza, vida y honor.
5Espinos y trampas en la senda del perverso,
quien cuida su vida se aleja de ellos.
6Enseña al muchacho al comienzo de su camino
y ni de viejo se apartará de él.
7El rico domina a los pobres,
el deudor es esclavo de su acreedor.
8Quien siembra injusticia cosecha desgracias,
la vara de su arrogancia se quebrará.
9El generoso será bendecido
por compartir su pan con el pobre.
10Aleja al insolente y se irá la discordia,
cesarán disputas e insultos.
11Corazón sincero y labios afables
se granjearán la amistad del rey.
12El Señor vela por el sabio
y confunde las palabras del pérfido.
13El perezoso dice: «Afuera hay un león,
me matará en medio de la calle».
14Fosa profunda es la boca de la extraña,
el que ofende al Señor caerá en ella.
15Necedad y juventud caminan unidas,
un castigo a tiempo logrará separarlas.
16Quien explota a un pobre lo enriquece,
el que da a un rico lo empobrece.
III. Dichos de los sabios (22,17–24,22)
Invitación
17Escucha atentamente los dichos de los sabios
y abre tu mente a mi experiencia:
18te gustará guardarlos en tu interior
y tenerlos siempre a flor de labios.
19Hoy también te instruyo a ti
para que confíes en el Señor.
20Te he escrito treinta sentencias
que contienen sabios consejos;
21así conocerás con certeza la verdad
y se la podrás comunicar a quien te envía.
Justicia y prudencia
22No estafes al pobre por ser pobre,
ni atropelles al humilde en el tribunal,
23pues el Señor defenderá su causa
y hará morir a quienes lo explotan.
24No te asocies con el iracundo
ni acompañes al violento,
25no sea que aprendas sus mañas
y pongas tu vida en peligro.
26No te apresures a cerrar tratos
ni a salir fiador de deudas,
27pues si no puedes pagar,
te quitarán hasta la cama.
28No desplaces viejas lindes
que fijaron tus ancestros.
29Si hay alguien experto en su oficio,
servirá a reyes y no a desconocidos.