GÉNESIS 44
BLPH
44
La copa de José
1Después José ordenó a su mayordomo:
—Llena los costales de estos hombres con todos los víveres que les quepan y pon el dinero de cada uno de ellos en la boca de su costal. 2Además, esconde mi copa, la de plata, en la boca del costal del hermano menor, junto con el dinero de la compra.
El mayordomo hizo lo que José le ordenó. 3Con los primeros rayos del sol, dejaron partir a los hombres con sus asnos. 4Todavía no estaban muy lejos de la ciudad, cuando José dijo a su mayordomo:
—Vete tras ellos y cuando los alcances diles:
—¿Por qué han pagado mal por bien? 5¿Por qué han robado la copa que mi señor usa para beber y para adivinar? No debieron obrar así.
6Cuando el mayordomo los alcanzó, les repitió esas mismas palabras. 7Pero ellos respondieron:
—¿Por qué mi señor dice eso? ¡Lejos de nosotros hacer tal cosa! 8Si vinimos desde Canaán a devolver el dinero que encontramos en la boca de nuestros costales, ¿por qué, entonces, habríamos de robar oro o plata de la casa de tu señor? 9Si encuentras la copa en poder de alguno de nosotros, que muera el que la tenga; el resto de nosotros seremos esclavos de mi señor.
10Entonces el mayordomo dijo:
—Que sea como ustedes dicen, pero solo el que tenga la copa será mi esclavo, los demás podrán marcharse.
11Cada uno de ellos bajó aprisa su costal al suelo, y lo abrió. 12El mayordomo registró cada costal, comenzando por el del hermano mayor y terminando por el del menor. ¡Y encontró la copa en el costal de Benjamín! 13Al ver esto, ellos se rasgaron las vestiduras, volvieron a cargar cada uno su asno y regresaron a la ciudad.
14Todavía estaba José en casa cuando llegaron Judá y los otros hermanos. Entonces se inclinaron rostro en tierra, 15y José les preguntó:
—¿Qué es lo que han hecho? ¿Acaso no saben que un hombre como yo tiene el don de adivinar?
16Judá respondió:
—¿Qué podemos responder a nuestro señor? ¿Qué palabras pronunciar? ¿Cómo podremos probar nuestra inocencia? Dios ha puesto al descubierto la culpa de tus siervos. Seremos tus esclavos, mi señor, tanto nosotros como aquel en cuyo poder fue hallada la copa.
17Pero José dijo:
—¡Lejos de mí hacer tal cosa! Solo aquel en cuyo poder fue hallada la copa será mi esclavo. Los demás pueden regresar tranquilos a casa de su padre.
Judá intercede por Benjamín
18Entonces Judá se acercó a José y le dijo:
—Te ruego, mi señor, que permitas a este siervo tuyo hablarte en privado, sin que te enfades conmigo, porque tú eres como el faraón. 19Cuando mi señor nos preguntó si todavía teníamos padre o algún hermano, 20nosotros contestamos a mi señor que teníamos un padre anciano y un hijo que le nació ya en su vejez. Nuestro padre quiere muchísimo a este hijo porque es el único que le queda de la misma madre, ya que el otro murió. 21Entonces, mi señor, nos pediste que lo trajéramos, porque querías verlo. 22Nosotros dijimos a mi señor que el joven no podía dejar a su padre porque, si lo hacía, el padre moriría. 23Pero mi señor insistió y nos advirtió que, si no traíamos a nuestro hermano menor, no seríamos recibidos por ti. 24Entonces regresamos adonde vive tu siervo, mi padre, y le comunicamos las palabras de mi señor. 25Y cuando nuestro padre nos mandó que volviéramos a comprar más alimento, 26nosotros le respondimos que no podíamos bajar sin nuestro hermano menor, porque no seríamos recibidos por aquel hombre a no ser que nuestro hermano menor viniera con nosotros. 27A lo que tu siervo, mi padre, respondió: «Ya saben que mi mujer me dio dos hijos; 28uno de ellos se fue de mi lado y pienso que lo descuartizó una fiera, porque no he vuelto a verlo. 29Si arrancan de mi lado también al otro hijo y le pasa alguna desgracia, ustedes tendrán la culpa de que este pobre viejo se muera de pena». 30La vida, pues, de mi padre, tu siervo, está tan unida a la vida del muchacho que, si el muchacho no va con nosotros cuando yo regrese, 31con toda seguridad mi padre, al no verlo, morirá y nosotros seremos los culpables de que nuestro padre muera de pena. 32Este tu siervo se hizo responsable ante mi padre del cuidado del muchacho. Le dije que si no se lo devuelvo, la culpa será mía de por vida. 33Por eso, ruego a mi señor permita que yo me quede como esclavo en lugar del muchacho, y que este regrese con sus hermanos. 34¿Cómo podría volver junto a mi padre, si el muchacho no va conmigo? Yo no podría soportar el dolor que sufriría mi padre.

La Palabra (BLPH) versión hispanoamericana Copyright © Sociedad Bíblica de España, 2010 Utilizada con permiso

Learn More About La Palabra (versión hispanoamericana)