Parallel
88
SALMO
Ayúdame, Señor
Canto. Canción de la familia Coré. Al director. Acerca de una penosa enfermedad. Poema de Hemán el ezraíta.
1SEÑOR Dios, tú eres mi Salvador;
pido tu ayuda día y noche.
2Presta atención a mi oración;
por compasión, escucha mis peticiones.
3¡Ya basta! He sufrido demasiado.
Estoy listo para morir.
4Ya prácticamente me dan por muerto,
soy como el que ya no tiene aliento.
5Búscame entre los muertos,
entre los que yacen en el sepulcro.
Ya soy como uno de los muertos de los que ya te olvidaste,
alejados de ti y de tu cuidado.
6Me has echado en el hoyo más profundo;
me metiste en la oscuridad de los abismos.
7Tu ira se siente como algo pesado que me aplasta;
una y otra vez se viene en mi contra como las olas del mar. Selah
8Me has dejado sin ninguno de mis amigos;
has hecho que sea un indeseable para ellos.
Estoy como encerrado y sin salida;
9mis ojos me duelen de tanto llorar.
SEÑOR, oro a ti todos los días;
hacia ti levanto mis manos.
10¿Acaso haces tú milagros a los muertos?
¿Es que se levantan los muertos para alabarte? Selah
11¿Se hablará en las tumbas de tu fiel amor?
¿O de tu lealtad en el mundo de los muertos#88:11 el mundo de los muertos o El Abadón. Palabra hebrea que significa destrucción. Ver Ap 9:11.?
12¿Es que en las tinieblas se reconocen tus maravillas?
¿O tu fiel amor en la tierra del olvido?
13SEÑOR, te pido que me ayudes;
oro a ti muy temprano cada mañana.
14SEÑOR, ¿por qué me abandonas?
¿Por qué te niegas a escucharme?
15Desde joven he sufrido mucho;
he estado muy cerca de la muerte.
Me has hecho sufrir terriblemente,
ya no puedo más.
16Has descargado tu ira sobre mí,
estoy acabado.
17Siempre he estado rodeado de dolor,
como en una inundación.
18Me has separado de mis amigos y de mis seres queridos;
y ahora mi amigo más íntimo es la oscuridad.