Parallel
22
1Vale más tener buena fama y reputación,
que abundancia de oro y plata.#22.1 Ec 7.1; Eclo 41.12.
2El rico y el pobre tienen algo en común:
a los dos los ha creado el Señor.#22.2 Job 31.13-15; Pr 29.13; Sab 6.7; Mt 5.45.
3El prudente ve el peligro y lo evita;
el imprudente sigue adelante y sufre el daño.#22.3 Pr 27.12.
4La humildad y la reverencia#22.4 La reverencia: lit. el temor (véase Dt 6.13 nota *). al Señor
traen como premio riquezas, honores y vida.
5El camino del malvado está lleno de trampas;
pero el que tiene cuidado de su propia vida, las evita.#22.5 Pr 15.19.
6Dale buena educación al niño de hoy,
y el viejo de mañana jamás la abandonará.#22.6 Cf. Eclo 6.18. Este v. no está en la versión griega (LXX).
7Entre los pobres, el rico es rey;
entre los deudores, el prestamista.
8El que siembra maldad, cosechará calamidades;
¡el Señor lo destruirá con el cetro de su furia!#22.8 El que siembra… calamidades: Cf. Job 4.8; Pr 12.14. ¡El Señor lo destruirá con el cetro de su furia!: traducción probable. Hebreo oscuro.
9El que mira a otros con bondad, será bendecido
por compartir su pan con los pobres.#22.9 Sal 112.9; Pr 19.17; 28.27; Lc 14.13-14.
10Despedido el insolente, se va la discordia
y se acaban los pleitos y las ofensas.
11El rey aprecia al de corazón sincero,
y brinda su amistad al que habla con gracia.#22.11 Pr 16.13.
12El Señor vigila atentamente al sabio
y desmiente las afirmaciones del mentiroso.
13Para no trabajar, el perezoso pretexta
que en la calle hay un león que lo quiere matar.#22.13 Pr 26.13.
14Los labios de la adúltera son un pozo profundo
donde caen los que el Señor maldice.#22.14 Adúltera: otra posible traducción: prostituta. Cf., en Pr 5, la advertencia para no dejarse atrapar por la mujer adúltera.
15La necedad es parte de las ideas juveniles,
pero se quita cuando se corrige con golpes.#22.15 Pr 13.24; 29.15,17.
16El que para enriquecerse oprime al pobre
o le da al rico, terminará en la pobreza.#22.16 El que para… la pobreza: traducción probable. Hebreo oscuro.
IV. TERCERA COLECCIÓN: «DICHOS DE LOS SABIOS»#22.17—24.22 Esta sección retorna al estilo didáctico de la primera parte (caps. 1—9), aunque los poemas no son tan extensos y se presentan, por lo general, en forma de mandatos positivos o negativos con algunas cláusulas a modo de comentario. En estos caps. encontramos algunos paralelos con la literatura sapiencial egipcia (Enseñanza de Amenemope) y aramea (Palabras de Ahiqar).
(22.17—24.22)
Los treinta dichos de los sabios
17Presta toda tu atención a los dichos de los sabios;
concéntrate en lo que te enseño.#22.17 Cf. Pr 5.1; 23.12, donde también se invita a prestar atención a las palabras de los sabios, con el fin de adquirir sabiduría.
18Te agradará guardarlos en tu memoria
y poder repetirlos todos juntos.
19Hoy te los hago saber
para que pongas tu confianza en el Señor.#22.19 Pongas tu confianza en el Señor: Cf. Pr 3.5
20Yo te he escrito treinta dichos#22.20 Treinta dichos: La Enseñanza de Amenemope (véase Pr 22.17—24.22 n.) ha ayudado a comprender mejor esta difícil frase hebrea.
que contienen consejos y conocimientos,
21para enseñarte a conocer la verdad,
para que puedas dar un fiel informe a quien te pregunte.#22.21 Te pregunte: según la versión griega (LXX). Heb. te envíe.,#22.17-21 Esta introducción a los dichos de los sabios pide la colaboración de toda la persona: oído (v. 17), mente (vv. 17-18), corazón (v. 17 en el texto hebreo) y labios (v. 18). La introducción tiene un triple propósito: que el instruido confíe en el Señor, conozca la verdad y pueda dar un fiel informe al que le pregunte (cf. 1 P 3.15).
- 1 -
22No abuses del pobre por ser pobre,
ni oprimas ante los jueces al indefenso,#22.22 Cf. Ex 23.6. No abuses del… ser pobre: otra posible traducción: no abuses del pobre, porque es pobre. O sea, dado que es pobre, no debe abusarse de él. Ante los jueces: lit. en la puerta (de la ciudad; véase Gn 23.10 n.).
23pues el Señor saldrá en su defensa
y oprimirá a quienes los opriman.#22.23 Pr 23.11; Is 33.1.
- 2 -
24No te hagas amigo ni compañero
de gente violenta y malhumorada,
25no sea que aprendas sus malas costumbres
y te eches la soga al cuello.
- 3 -
26Nunca te hagas responsable
de las deudas de otra persona,
27pues si no tienes con qué pagar,
hasta la cama te quitarán.#22.26-27 Cf. Pr 6.1-5 (y véanse las notas a estos vv.).
- 4 -
28No cambies de lugar los linderos
establecidos por tus antepasados.#22.28 Cf. Pr 23.10-11; véase Pr 15.25 n.
- 5 -
29El que hace bien su trabajo,
estará al servicio de reyes
y no de gente insignificante.