Juan 13:21-35

Juan 13:21-35 NTV

Entonces Jesús, muy angustiado, exclamó: «Les digo la verdad, ¡uno de ustedes va a traicionarme!». Los discípulos se miraron unos a otros sin saber a cuál se refería Jesús. El discípulo a quien Jesús amaba estaba sentado a la mesa a su lado. Simón Pedro le hizo señas para que le preguntara a quién se refería. Entonces, ese discípulo se inclinó hacia Jesús y le preguntó: —Señor, ¿quién es? Jesús le contestó: —Es aquel a quien le doy el pan que mojo en el plato. Y, después de mojar el pan, se lo dio a Judas, el hijo de Simón Iscariote. Cuando Judas comió el pan, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: «Apresúrate a hacer lo que vas a hacer». Ninguno de los demás que estaban a la mesa entendió lo que Jesús quiso decir. Como Judas era el tesorero del grupo, algunos pensaron que Jesús le estaba diciendo que fuera a pagar la comida o que diera algo de dinero a los pobres. Así que Judas se fue enseguida y se internó en la noche. En cuanto Judas salió del lugar, Jesús dijo: «Ha llegado el momento para que el Hijo del Hombre entre en su gloria y, por causa de él, Dios será glorificado. Y dado que Dios recibe gloria a causa del Hijo, le dará su propia gloria al Hijo, y lo hará de inmediato. Mis queridos hijos, voy a estar con ustedes solo un poco más de tiempo. Y, como les dije a los líderes judíos, ustedes me buscarán, pero no pueden ir adonde yo voy. Así que ahora les doy un nuevo mandamiento: ámense unos a otros. Tal como yo los he amado, ustedes deben amarse unos a otros. El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos».
NTV: Nueva Traducción Viviente
Share

Juan 13:21-35

Share