Salmos 115:1-18

Salmos 115:1-18 NTV

No a nosotros, oh SEÑOR, no a nosotros, sino a tu nombre le corresponde toda la gloria, por tu amor inagotable y tu fidelidad. ¿Por qué dejar que las naciones digan: «Dónde está el Dios de Israel»? Nuestro Dios está en los cielos y hace lo que le place. Los ídolos de ellos no son más que objetos de plata y oro; manos humanas les dieron forma. Tienen boca pero no pueden hablar, tienen ojos pero no pueden ver. Tienen oídos pero no pueden oír, y tienen nariz, pero no pueden oler. Tienen manos pero no pueden sentir, tienen pies pero no pueden caminar, y tienen garganta pero no pueden emitir sonidos. Y los que hacen ídolos son iguales a ellos, como también todos los que confían en ellos. ¡Oh Israel, confía en el SEÑOR! Él es tu ayudador y tu escudo. ¡Oh sacerdotes, descendientes de Aarón, confíen en el SEÑOR! Él es su ayudador y su escudo. ¡Todos los que temen al SEÑOR, confíen en el SEÑOR! Él es su ayudador y su escudo. El SEÑOR se acuerda de nosotros y nos bendecirá. Bendecirá al pueblo de Israel y bendecirá a los sacerdotes, los descendientes de Aarón. Bendecirá a los que temen al SEÑOR, tanto a los grandes como a los humildes. Que el SEÑOR los bendiga ricamente, tanto a ustedes como a sus hijos. Que sean bendecidos por el SEÑOR, quien hizo los cielos y la tierra. Los cielos pertenecen al SEÑOR, pero él ha dado la tierra a toda la humanidad. Los muertos no pueden cantar alabanzas al SEÑOR porque han entrado en el silencio de la tumba. ¡Pero nosotros podemos alabar al SEÑOR ahora y para siempre!
NTV: Nueva Traducción Viviente
Share

Salmos 115:1-18

Share

Encouraging and challenging you to seek intimacy with God every day.


YouVersion uses cookies to personalize your experience. By using our website, you accept our use of cookies as described in our Privacy Policy.