Parallel
7
Más advertencia sobre mujeres inmorales
1Hijo mío, sigue mi consejo,
atesora siempre mis mandatos.
2¡Obedece mis mandatos y vive!
Guarda mis instrucciones tal como cuidas tus ojos.#7:2 En hebreo como a la niña de tus ojos.
3Átalas a tus dedos como un recordatorio;
escríbelas en lo profundo de tu corazón.
4Ama a la sabiduría como si fuera tu hermana
y haz a la inteligencia un querido miembro de tu familia.
5Deja que ellas te prevengan de tener una aventura con una mujer inmoral
y de escuchar las adulaciones de una mujer promiscua.
6Mientras estaba junto a la ventana de mi casa,
mirando a través de la cortina,
7vi a unos muchachos ingenuos;
a uno en particular que le faltaba sentido común.
8Cruzaba la calle cercana a la casa de una mujer inmoral
y se paseaba frente a su casa.
9Era la hora del crepúsculo, al anochecer,
mientras caía la densa oscuridad.
10La mujer se le acercó,
vestida de manera seductora y con corazón astuto.
11Era rebelde y descarada,
de esas que nunca están conformes con quedarse en casa.
12Suele frecuentar las calles y los mercados,
ofreciéndose en cada esquina.
13Lo rodeó con sus brazos y lo besó,
y mirándolo con descaro le dijo:
14«Acabo de hacer mis ofrendas de paz
y de cumplir mis votos.
15¡Tú eres precisamente al que estaba buscando!
¡Salí a encontrarte y aquí estás!
16Mi cama está tendida con hermosas colchas,
con coloridas sábanas de lino egipcio.
17La he perfumado
con mirra, áloes y canela.
18Ven, bebamos sin medida la copa del amor hasta el amanecer.
Disfrutemos de nuestras caricias,
19ahora que mi esposo no está en casa.
Se fue de viaje por mucho tiempo.
20Se llevó la cartera llena de dinero
y no regresará hasta fin de mes#7:20 En hebreo hasta la luna llena.».
21Y así lo sedujo con sus dulces palabras
y lo engatusó con sus halagos.
22Él la siguió de inmediato,
como un buey que va al matadero.
Era como un ciervo que cayó en la trampa,#7:22 Así aparece en la versión griega y en la siríaca; en hebreo dice matadero, / como lo son los grilletes para la disciplina de un necio.
23en espera de la flecha que le atravesaría el corazón.
Era como un ave que vuela directo a la red,
sin saber que le costará la vida.
24Por eso, hijos míos, escúchenme
y presten atención a mis palabras.
25No dejen que el corazón se desvíe tras ella.
No anden vagando por sus caminos descarriados.
26Pues ella ha sido la ruina de muchos;
numerosos hombres han caído en sus garras.
27Su casa es el camino a la tumba.#7:27 En hebreo al Seol.
Su alcoba es la guarida de la muerte.