Parallel
13
1El hijo sabio acepta la disciplina de sus padres;#13:1 En hebreo Un hijo sabio acepta la disciplina de su padre.
el burlón se niega a escuchar la corrección.
2Con palabras sabias te conseguirás una buena comida,
pero la gente traicionera tiene hambre de violencia.
3Los que controlan su lengua tendrán una larga vida;
el abrir la boca puede arruinarlo todo.
4Los perezosos ambicionan mucho y obtienen poco,
pero los que trabajan con esmero prosperarán.
5Los justos odian las mentiras;
los perversos son motivo de vergüenza y deshonra.
6La justicia protege el camino del intachable,
pero el pecado engaña a los malvados.
7Hay quienes son pobres y se hacen pasar por ricos;
hay otros que, siendo ricos, se hacen pasar por pobres.
8El rico puede pagar rescate por su vida,
pero al pobre ni siquiera lo amenazan.
9La vida del justo está llena de luz y de alegría,
pero la luz del pecador se apagará.
10El orgullo lleva a conflictos;
los que siguen el consejo son sabios.
11La riqueza lograda de la noche a la mañana pronto desaparece;
pero la que es fruto del arduo trabajo aumenta con el tiempo.
12La esperanza postergada aflige al corazón,
pero un sueño cumplido es un árbol de vida.
13Los que desprecian el consejo buscan problemas;
los que respetan un mandato tendrán éxito.
14La instrucción de los sabios es como una fuente que da vida;
los que la aceptan evitan las trampas de la muerte.
15Una persona de buen juicio es respetada;
una persona traicionera va directo a la destrucción.#13:15 Así aparece en la versión griega; en hebreo dice el camino del traidor es duradero.
16Las personas sabias piensan antes de actuar;
los necios no lo hacen y hasta se jactan de su necedad.
17El mensajero no confiable cae en problemas,
pero el mensajero fiel trae alivio.
18Si desprecias la crítica constructiva, acabarás en pobreza y deshonra;
si aceptas la corrección, recibirás honra.
19Es agradable ver que los sueños se hacen realidad,
pero los necios se niegan a abandonar el mal para alcanzarlos.
20Camina con sabios y te harás sabio;
júntate con necios y te meterás en dificultades.
21Los problemas persiguen a los pecadores,
mientras que las bendiciones recompensan a los justos.
22La gente buena deja una herencia a sus nietos,
pero la riqueza de los pecadores pasa a manos de los justos.
23La granja del pobre puede que produzca mucho alimento,
pero la injusticia arrasa con todo.
24Quienes no emplean la vara de disciplina odian a sus hijos.
Los que en verdad aman a sus hijos se preocupan lo suficiente para disciplinarlos.
25Los justos comen hasta quedar bien satisfechos,
pero el estómago de los perversos quedará vacío.