Mateo 22
NTV
22
Parábola de la gran fiesta
1Jesús también les contó otras parábolas. Dijo: 2«El reino del cielo también puede ilustrarse mediante la historia de un rey que preparó una gran fiesta de bodas para su hijo. 3Cuando el banquete estuvo listo, el rey envió a sus sirvientes para llamar a los invitados. ¡Pero todos se negaron a asistir!
4»Entonces envió a otros sirvientes a decirles: “La fiesta está preparada. Se han matado los toros y las reses engordadas, y todo está listo. ¡Vengan al banquete!”. 5Pero las personas a quienes había invitado no hicieron caso y siguieron su camino: uno se fue a su granja y otro a su negocio. 6Otros agarraron a los mensajeros, los insultaron y los mataron.
7»El rey se puso furioso, y envió a su ejército para destruir a los asesinos y quemar su ciudad. 8Y les dijo a los sirvientes: “La fiesta de bodas está lista y las personas a las que invité no son dignas de tal honor. 9Ahora salgan a las esquinas de las calles e inviten a todos los que vean”. 10Entonces los sirvientes llevaron a todos los que pudieron encontrar, tanto buenos como malos, y la sala del banquete se llenó de invitados.
11»Cuando el rey entró para recibir a los invitados, notó que había un hombre que no estaba vestido apropiadamente para una boda. 12“Amigo —le preguntó—, ¿cómo es que estás aquí sin ropa de bodas?”. Pero el hombre no tuvo respuesta. 13Entonces el rey dijo a sus asistentes: “Átenlo de pies y manos y arrójenlo a la oscuridad de afuera, donde habrá llanto y rechinar de dientes”.
14»Pues muchos son los llamados, pero pocos los elegidos».
Los impuestos para el César
15Entonces los fariseos se juntaron para tramar cómo hacer que Jesús cayera en la trampa de decir algo por lo cual pudiera ser arrestado. 16Enviaron a algunos de sus discípulos, junto con los partidarios de Herodes, a buscarlo.
—Maestro —dijeron—, sabemos lo honesto que eres. Enseñas con verdad el camino de Dios. Eres imparcial y no tienes favoritismos. 17Ahora bien, dinos qué piensas de lo siguiente: ¿Es correcto que paguemos impuestos al César o no?
18Pero Jesús conocía sus malas intenciones.
—¡Hipócritas! —dijo—. ¿Por qué intentan atraparme? 19Veamos, muéstrenme la moneda que se usa para el impuesto.
Cuando le entregaron una moneda romana,#22:19 En griego un denario. 20les preguntó:
—¿A quién pertenecen la imagen y el título grabados en la moneda?
21—Al César —contestaron.
—Bien —dijo—, entonces den al César lo que pertenece al César y den a Dios lo que pertenece a Dios.
22Su respuesta los dejó asombrados, y se marcharon.
Discusión acerca de la resurrección
23Ese mismo día, se acercaron a Jesús algunos saduceos, líderes religiosos que dicen que no hay resurrección después de la muerte. Le plantearon la siguiente pregunta:
24—Maestro, Moisés dijo: “Si un hombre muere sin haber tenido hijos, su hermano debe casarse con la viuda y darle un hijo para que el nombre del hermano continúe”#22:24 Dt 25:5-6.. 25Ahora bien, supongamos que había siete hermanos. El mayor se casó y murió sin dejar hijos, entonces su hermano se casó con la viuda. 26El segundo hermano también murió, y el tercero se casó con ella. Lo mismo sucedió con los siete. 27Por último, la mujer también murió. 28Entonces dinos, ¿de quién será esposa en la resurrección? Pues los siete estuvieron casados con ella.
29Jesús contestó:
—El error de ustedes es que no conocen las Escrituras y no conocen el poder de Dios. 30Pues cuando los muertos resuciten, no se casarán ni se entregarán en matrimonio. En este sentido, serán como los ángeles del cielo.
31»Ahora bien, en cuanto a si habrá una resurrección de los muertos, ¿nunca han leído acerca de esto en las Escrituras? Mucho después de que Abraham, Isaac y Jacob murieran, Dios dijo:#22:31 En griego ¿nunca han leído acerca de esto? Dios dijo. 32“Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”#22:32 Ex 3:6.. Por lo tanto, él es Dios de los que están vivos, no de los muertos.
33Cuando las multitudes lo escucharon, quedaron atónitas ante su enseñanza.
El mandamiento más importante
34En cuanto los fariseos oyeron que había silenciado a los saduceos con esa respuesta, se juntaron para interrogarlo nuevamente. 35Uno de ellos, experto en la ley religiosa, intentó tenderle una trampa con la siguiente pregunta:
36—Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante en la ley de Moisés?
37Jesús contestó:
—“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”#22:37 Dt 6:5.. 38Este es el primer mandamiento y el más importante. 39Hay un segundo mandamiento que es igualmente importante: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”#22:39 Lv 19:18.. 40Toda la ley y las exigencias de los profetas se basan en estos dos mandamientos.
¿De quién es hijo el Mesías?
41Entonces, rodeado por los fariseos, Jesús les hizo una pregunta:
42—¿Qué piensan del Mesías? ¿De quién es hijo?
Ellos contestaron:
—Es hijo de David.
43Jesús les respondió:
—Entonces, ¿por qué David, mientras hablaba bajo la inspiración del Espíritu, llama al Mesías “mi Señor”? Pues David dijo:
44“El Señor le dijo a mi Señor:
‘Siéntate en el lugar de honor a mi derecha,
hasta que humille a tus enemigos y los ponga por debajo de tus pies’”#22:44 Sal 110:1..
45Si David llamó al Mesías “mi Señor”, ¿cómo es posible que el Mesías sea su hijo?
46Nadie pudo responderle, y a partir de entonces, ninguno se atrevió a hacerle más preguntas.

Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.

Learn More About Nueva Traducción Viviente