Parallel
3
Los líderes de la iglesia
1La siguiente declaración es digna de confianza: «Si alguno aspira a convertirse en líder de la iglesia,#3:1 O de supervisor, o de obispo; similar en 3:2, 6. desea una posición honorable». 2Por esta razón un líder de la iglesia debe ser un hombre que lleve una vida intachable. Debe serle fiel a su esposa.#3:2 O Debe tener una sola esposa, o Debe estar casado solamente una vez; en griego dice Debe ser esposo de una sola esposa; también en 3:12. Debe tener control propio, vivir sabiamente y tener una buena reputación. Con agrado debe recibir visitas y huéspedes en su casa y también debe tener la capacidad de enseñar. 3No debe emborracharse#3:3 En griego No debe beber demasiado vino; similar en 3:8. ni ser violento. Debe ser amable, no debe buscar pleitos ni amar el dinero. 4Debe dirigir bien a su propia familia, y que sus hijos lo respeten y lo obedezcan. 5Pues, si un hombre no puede dirigir a los de su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?
6Un líder de la iglesia no debe ser un nuevo creyente porque podría volverse orgulloso, y el diablo lo haría caer.#3:6 O podría caer en el mismo juicio que el diablo. 7Además, la gente que no es de la iglesia debe hablar bien de él, para que no sea deshonrado y caiga en la trampa del diablo.
8De la misma manera, los diáconos deben ser dignos de mucho respeto y tener integridad. No deben emborracharse ni ser deshonestos con el dinero. 9Tienen que estar comprometidos con el misterio de la fe que ahora ha sido revelado y vivir con la conciencia limpia. 10Que sean evaluados cuidadosamente antes de ser nombrados como diáconos. Si pasan el examen, entonces que sirvan como diáconos.
11De la misma manera, sus esposas#3:11 O las diaconisas. La palabra griega puede traducirse mujeres o esposas. deben ser dignas de respeto y no calumniar a nadie. Deben tener control propio y ser fieles en todo lo que hagan.
12Un diácono debe serle fiel a su esposa, dirigir bien a sus hijos y a los demás de su casa. 13Los que hagan bien su trabajo como diáconos serán recompensados con el respeto de los demás y aumentarán su confianza en la fe en Cristo Jesús.
Verdades de nuestra fe
14Aunque espero verte pronto te escribo estas cosas ahora, 15para que, si me retraso, sepas cómo deben comportarse las personas en la familia de Dios. Esta es la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad.
16Sin duda alguna, el gran misterio de nuestra fe#3:16a O de la sumisión a Dios. es el siguiente:
Cristo#3:16b En griego Él, quien; otros manuscritos dicen Dios. fue revelado en un cuerpo humano
y vindicado por el Espíritu.#3:16c O en su espíritu.
Fue visto por ángeles
y anunciado a las naciones.
Fue creído en todo el mundo
y llevado al cielo en gloria.